El tenista malagueño Alejandro Davidovich ha vuelto a completar otra gran semana en China, esa vez en el hallenger de Liuzhou, donde se ha llevado la victoria en el torneo después de imponerse en la gran final al uzbeko Denis Istomin por 6-3, 5-7 y 7-6.

Ha sido una verdadera batalla resuelta por pequeños detalles, en los instantes finales del partido, en un último desempate en el que el jugador español se ha mostrado más firme y más sólido que su rival hasta terminar llevándose un triunfo importante que le hace seguir escalando posiciones dentro de los 100 mejores jugadores del mundo, un ránking en el que ya aparece y en el que está cada vez más consolidado.

Esta vez ha derrotado en el partido por el título a Istomin, un jugador instalado en la élite los últimos años, que sabe lo que es medirse diariamente a los mejores del mundo y que acumula buenos resultados contra los mejores tenistas del planeta.

Ha tenido que saber sufrir para ganar, hacerlo compitiendo desde el primer punto hasta el último, sin dejar de pelear en ningún momento, sostenido por su talento y por su físico, dos armas que ha explotado hasta el final, cuando ha podido levantar los brazos al cielo y celebrar este nuevo éxito.

Por el camino ha ido superando a rivales de entidad, a jugadores a los que ya se ha habituado a ganar, sin embargo, el joven tenista español todavía está empezando en el circuito y este tipo de victorias son fundamentales para ascender en la clasificación y para seguir cogiendo más y más confianza.

Vuelta de Rafa Nadal

Así pues, triunfo de Davidovich un día antes de que arranque el último Masters 1000 de la temporada, el de París Berçy, cita en la que regresa Rafa Nadal después de su victoria en el US Open y que lo hará siendo, oficialamente, el nuevo número uno del mundo.

Practicodeporte@efe.com




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: