Dasha Zhukova protagonizó uno de los divorcios más caros de la historia. Después de 10 años de matrimonio y dos hijos en común, en agosto de 2017 se divorció del magnate ruso Román Abramovich. La exmodelo rusa se ha convertido en los últimos años en una de las mujeres más influyentes del mundo del arte, y lleva protagonizando titulares desde que en 2006 se publicara su primera foto en Vogue USA. Ahora, Zhukova, de 38 años, vuelve a ser el centro de atención al anunciar su futura boda con otro multimillonario, Stravos Niarchos III, de 34 años y heredero de la fortuna del desaparecido armador griego Stravos Spyros Niarchos.

El compromiso, según ha anunciado el medio Page Six, ha sido anunciado en la reciente fiesta de cumpleaños de Zhukova. A la celebración del pasado junio, según el mismo medio, acudieron amigos de la emprendedora como David Beckham, Liv Tyler, Tory Burch, Larry Dagosian, los diseñadores de Proenza Schouler Jack McCollough y Lazaro Hernández, Lauren Santo Domingo, Carlos Mota, Jessica Seinfeld y Tavi Gevinson.  «Tienen pensado casarse a finales de este año», confesó al medio estadounidense una fuente cercana a la pareja, añadiendo que todavía les quedan algunos detalles por resolver.

Zhukova aprendió desde pequeña de la larga experiencia en los negocios de su padre, una de las grandes fortunas rusas y magnate del petróleo Alexander Radkin Zhukov. Del mismo modo, heredó el carácter minucioso y perfeccionista de su madre, la científica Elena Zhukova. Esta carrera de fondo ha catapultado a la fama a esta particular visionaria de la moda y el arte.

En 2008 fundó Garage, un prestigioso Centro de Arte Contemporáneo en Moscú, inaugurado en su día por la mismísima Amy Winehouse. Como propietaria de esta institución filantrópica, Zhukova se dedica a introducir en su país de origen a artistas de la talla de Carsten Höler o Marina Abramovic. «Dasha nunca toma un no como respuesta. Posee esa confianza natural en sí misma y en que al final, sencillamente, las cosas pasan», confesó Molly Dent-Brocklehurst, socia de Zhukova, al New York Times en 2010. 

No ha estudiado Historia del Arte, pero la visión personal y a la vez global que ha pulido en los diferentes países donde ha vivido ha hecho de ella una mujer influyente en el mundo del arte, capaz de dictar lo que vale y lo que no. Pese a ser una asidua en los desfiles de moda, siempre ha cuidado su imagen de mujer de negocios y ha tratado de sobreponerse al título de «mujer de». Y parece haberlo conseguido. Desde hace años figura como una de las 100 personas más influyentes del mundo del arte, con una espectacular colección privada. Entre sus cuadros destaca una obra de Bacon valorada en 86 millones de euros y otra de Freud, de 33 millones. Además, Zhukova es cofundadora de la firma Kova&T y editora de su propia revista, Garage Magazin.

Después de su ruptura con el magnate ruso, que además es dueño del Chelsea, la empresaria fue vista por primera vez con su actual prometido a finales de 2017. Zhukova acudió con Niarchos, cuya familia es rival en los negocios a los Aristóteles Onassis, a la feria de las artes plásticas Art Basel Miami Beach. «Llevan siendo amigos durante mucho tiempo y recientemente han empezado a pasar más tiempo juntos», aseguró una fuente cercana por aquel entonces, según el portal Page Six. La pareja acudió el pasado mes de junio precisamente a la boda de Karlie Kloss y el empresario Josh Kushner, que tuvo lugar en Wyoming, y donde coincidieron con otra de las parejas de moda, Orlando Bloom y Katy Perry, quienes también están comprometidos.

La pareja vive en Nueva York, donde alterna con supermodelos, diseñadores y estrellas del pop. Pero aunque ella siempre ha tratado de mantener su vida privada alejada de los focos, él es conocido por todo lo contrario. Las juergas, excesos e historial sentimental de Niarchos, a quien se ha relacionado con Paris Hilton, Mary-Kate Olsen y Lindsay Lohan, lo han llevado en más de una ocasión a las portadas internacionales.  

Aunque la vida de Zhukova y Abramovich ha transcurrido por caminos separados, aún les une sus dos hijos, Leah Lou Abramovich y Aaron Alexander Abramovich, por quienes han sabido mantener una relación cordial. «Ella le ha visto un millón de veces desde el divorcio», publica Page Six, que asegura que a pesar de poner punto y final a su matrimonio se siguen llevando bien. «Siguen siendo amigos cercanos, padres y socios en los proyectos que desarrollaron juntos», incluido Garage Museum of Contemporary.  




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: