Ignacio Aguado (Ciudadanos) y Rocío Monasterio (Vox) se han reunido este domingo en Madrid, dando el primer paso para desbloquear la alianza a tres con Isabel Díaz Ayuso (PP) que la derecha está intentando articular para hacerse con la presidencia de la Asamblea y de la Comunidad de Madrid. Hasta ahora, el partido de Albert Rivera se había negado a mantener una cita con el de Santiago Abascal, amparándose en una decisión de su ejecutiva. Sin embargo, la necesidad de llegar a un acuerdo a tres antes del martes (PP, Cs y Vox) para elegir al próximo presidente de la Asamblea ha obligado a Aguado a dar un paso que facilitará desde ahora el entendimiento entre las formaciones de derechas. Ciudadanos nunca se había reunido con Vox.

Como ya informó este diario, los dos partidos han pactado un formato de reunión que les permite avanzar en las conversaciones y defender que no han variado ninguno de sus planteamientos previos. Así, Ciudadanos, que se niega a negociar un acuerdo de gobierno con Vox, circunscribe la cita dentro de la cortesía parlamentaria. «Hasta Ángel Gabilondo se ha reunido con Monasterio», argumenta un asesor de Aguado, ejemplificando con la reunión del PSOE y Vox que la mantenida este domingo no tiene ningún contenido programático.

«La reunión ha sido para estudiar propuestas de programa y acercar posturas», contrapusieron desde Vox, que así logra el hito de que Ciudadanos le reconoce como igual y socio potencial para entrar en el Gobierno. «No hemos renunciado a entrar en el Ejecutivo».

Los tres partidos de derechas suman 68 votos, uno más que la mayoría absoluta, por lo que pueden dominar la votación para elegir los siete integrantes de la Mesa de la Asamblea, que se celebrará el martes y marcará los tiempos legislativos durante los próximos cuatro años. Ciudadanos aspira a presidir la Asamblea, por lo que era la parte más interesada en atender la exigencia de una reunión por parte de Vox, que había advertido de su oposición a dar sus votos en caso contrario. Hay otro elemento de presión: si la derecha no alcanza un acuerdo, la izquierda se hará con el timón de la Cámara madrileña.

Mientras tanto, el PP espera. La formación de Isabel Díaz Ayuso ha abierto sendas negociaciones en paralelo con Ciudadanos y Vox, con la esperanza de sumar los votos de los tres partidos. Pese al acercamiento de este domingo, la formación conservadora sigue enfrascada en la trabajosa estrategia con la que logró el Gobierno de Andalucía: no ha habido aún una reunión conjunta de los tres partidos.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: