Deporte

«Creo en la Justicia y espero que haya una decisión justa»


Hora y media de declaración judicial no ha variado la convicción de Ronaldo de que no cometió ninguna irregularidad al tributar los ingresos por sus derechos de imagen, pese a que la Fiscalía le imputa cuatro delitos fiscales, entre 2011 y 2014, y un supuesto fraude fiscal de 14,7 millones de euros. De hecho, fuentes de su entorno aseguran que el jugador del Madrid salió de su comparecencia judicial –en la que exculpó expresamente a su agente, Jorge Mendes– con «muy buenas sensaciones» y que «a día de hoy no se plantea pagar a Hacienda» las cuotas presuntamente defraudadas con sus correspondientes intereses y multas para evitar una hipotética condena de prisión.

«Está muy satisfecho con su declaración y está tranquilo porque sabe que ha pagado», insisten fuentes cercanas al portugués, que reducen las discrepancias con la Agencia Tributaria a diferencias «técnicas» de valoración en la forma de tributar esos controvertidos derechos de imagen.

«Nunca ha habido ocultación en mis declaraciones ni la más mínima intención de evadir impuestos», aseguró a través de un comunicado, en el que pide que se deje hacer su trabajo a los tribunales sin alentar «juicios paralelos». «Yo creo en la Justicia y espero que, también en este caso, haya una decisión justa», añade.

«Cristiano ha pagado y seguramente mucho más de lo que debía –sostienen fuentes de su defensa–. Hasta el punto de que es probable que se reclame ese dinero a Hacienda».

El jugador del Real Madrid llegó en coche a los Juzgados de Pozuelo de Alarcón acompañado de dos amigos y algunos de sus asesores de comunicación. Mientras esperaba que comenzase su declaración ante la magistrada que instruye el caso, «se le veía tranquilo», dicen las fuentes consultadas. «¿Qué tal has dormido?», le preguntó uno de sus acompañantes. «Yo siempre duermo bien», fue la escueta respuesta del internacional portugués, cuya comparecencia congregó a las puertas de los juzgados de Pozuelo a más de 200 periodistas.

Dentro le esperaban 90 minutos de exhaustivo interrogatorio, con momentos de cierta tensión según algunas fuentes, dada la meticulosidad de la jueza Mónica Gómez Ferrer, titular del Juzgado de Instrucción número 1 de la citada localidad. La estrella blanca, que estuvo asistido por los abogados de Baker&McKenzie José María Alonso y Jesús Santos, ex teniente fiscal de la Audiencia Nacional, «contestó a todas las preguntas» según fuentes de su defensa. «No se ha sentido intimidado y ha terminado con muy buenas sensaciones», añaden. Y desvinculan el acaloramiento del jugador –que tuvo que recurrir a un botellín de agua durante su declaración– de un posible mal trago por el interrogatoria de la jueza y la fiscal del caso, Inmaculada Sánchez-Cervera. «No había aire acondicionado y ahí sudaba hasta la jueza», apuntan.

El jugador negó que, como mantiene la Fiscalía, pusiese en marcha de manera «voluntaria y consciente» una estructura opaca en las Islas Vírgenes Británicas con la intención de defraudar a Hacienda. «Cuando fiché por el Real Madrid no creé una estructura especial para gestionar mis derechos de imagen sino que mantuve la que gestionaba cuando estaba en Inglaterra», se defendió según reza en su comunicado. Una estructura que puso en marcha en 2004 siguiendo los consejos del club para el que jugaba entonces, el Manchester United, y poniéndose en manos del abogado que le recomendó la entidad, Chris Farnell. La estructura operativa, ha asegurado el jugador en su declaración, es idéntica a la que han puesto en práctica 180 jugadores de la Premier y fue validada por la Hacienda inglesa al irse a jugar a España.

«Quienes me conocen saben que les pido a mis asesores que lo tengan todo al día y correctamente pagado porque no quiero problemas», subrayó el delantero. De hecho, en su entorno recuerdan que Cristiano Ronaldo suele insistir en que «si me llega alguna liquidación de Hacienda, pagar siempre un 30 por ciento más. No quiero líos. Yo gano mucho dinero. Paguemos lo que tengamos que pagar».

«Yo pago a Hacienda cuando cobro», explicó en relación a por qué tributó en 2014 los ingresos por derechos de imagen desde 2011. Fue en diciembre de 2014, recordó, cuando Tollin –la sociedad instrumental a la que, según la Fiscalía de Madrid, simuló ceder la totalidad de esos derechos en 2008– le pagó 78,6 millones de euros por ese concepto. Sus abogados mantienen que, de haber pagado año a año, la Agencia Tributaria habría ingresado 300.000 euros menos.

Sus asesores aseguran que su declaración se prolongó durante hora y media –un tiempo que parece excesivo para alguien a quien se supone ajeno a los entresijos tributarios de sus declaraciones– porque «se lo sabe» y «tiene la plena conciencia de haber hecho las cosas bien».

Cristiano Ronaldo dijo también que Hacienda «conoce en detalle todos mis ingresos» y recordó a la jueza que en el año 2014 ya entregó a la Agencia Tributaria «todos mis contratos de derechos de imagen».




Fuente: La Razón

Comentar

Click here to post a comment