Lionel Messi se bajó del autobús que trasladó al equipo del aeropuerto al hotel y se hizo alguna fotografía. Lo mismo sucedió con Luis Suárez y con Ivan Rakitic. Pero el más reclamado por los aficionados del Liverpool en el desembarco el lunes del Barcelona en la ciudad fue Phillippe Coutinho, que estuvo cinco años defendiendo la camiseta de los “reds”. El brasileño, de común reservado, firmó autógrafos y dejó que los aficionados se tomaran imágenes en su compañía. Es un regreso muy especial para él porque en Anfield se hizo un nombre de verdad en el fútbol de élite, porque aquí triunfó y porque aquí se sintió uno de los jugadores más importantes del equipo.





Con el Liverpool Coutinho consiguió 54 goles en 201 partidos. Cuando se marchó en enero del 2018 era el líder del conjunto, con permiso del entrenador Jürgen Klopp. Con los caminos separados Coutinho ha ganado títulos y el Liverpool, no, pero en cuanto a juego y rendimiento su antiguo equipo no le ha echado de menos y ha seguido evolucionando.


El carioca espera reencontrarse sobre un césped en el que brilló

“Será algo muy especial volver a este estadio. Se crea un ambiente increíble. Hay que estar en el campo para saberlo. Ahora lo viviré como rival. Tenemos que estar muy alerta porque ellos son muy fuertes en su campo”, ha declarado Coutinho sobre su antigua casa.

Una casa que conoce muy bien Luis Suárez, presente en el museo del Liverpool, ubicado al lado de la estatua al extécnico Bill Shankly y bajo la grada más célebre de Anfield, The Kop, allá donde se reunía y se reúne el sector más bullanguero de su afición. Sólo entrar en el museo, en el primer giro a la derecha aparece una galería dedicada un mito de la entidad, Steven Gerrard.

El excentrocampista, ahora entrenador del Glasgow Rangers, donó la colección de camisetas que reunió durante su larga etapa de jugador y que antes estaban en su residencia. Una de ellas es de Luis Suárez, con los colores del Barcelona. Pertenece a la campaña 2014-2015, la primera del uruguayo en el Camp Nou, y tiene escrita del puño del delantero una dedicatoria.






En el museo del Liverpool hay un pequeño espacio dedicado a Luis Suarez, calificado de “pistolero”

“Al mejor jugador de siempre”. Sobre la zamarra otro mensaje de Suárez. “Contigo he vivido uno de los mejores momentos de mi carrera en un estadio. Estoy orgulloso de decir que jugué con una leyenda como tú”. Más adelante hay otro pequeño espacio dedicado a Suárez, a quien recuerdan como el Pistolero, de quien señalan que superó los 30 goles en una temporada con el Liverpool, de quien se enfatiza que es el único futbolista del club en ganar una Copa América y a quien definen así: “Un delantero que puede marcar desde toda clase de ángulos”.

Eso intentará también hoy Coutinho, que espera ser bien recibido por su antigua afición. Con un sector de su actual hinchada vive un desencuentro desde que se tapó los oídos al marcar contra el Manchester United. Hasta el punto de que Messi le dijo al público que no le silbara tras el partido ante el Liverpool. Este martes Coutinho espera reencontrarse con el Coutinho de Anfield, aquel que armaba la bota y ponía la pelota en la red con frecuencia. Allí siempre lució el 10 y como tal le gustaría comportarse si Ernesto Valverde le otorga otra oportunidad de reivindicarse. Quién sabe si será aquí donde el futbolista empieza a ganarse de nuevo el cariño de su afición, en este caso la azulgrana.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: