Chile recuperó la memoria en Brasil. La generación de oro chilena, esa que curtió a futbolistas fantásticos como Arturo Vidal, Alexis Sánchez, Medel y Vargas, entre otros, no quiere estirar la pata. Y ni hablar de hacerlo en el torneo que la hizo eterna. La bicampeona de América arrancó con todo en la Copa América: barrió a Japón en la primera jornada (4-0), para después imponerse con más oficio que fútbol a Ecuador (1-2). Dos golazos, el primero de Fuenzalida, el segundo de Alexis Sánchez, sellaron el pasaje de la Roja para los cuartos de final. Para Ecuador, que solo una carambola de resultados la puede dejar en Brasil, había descontado Enner Valencia, de penalti.

A Chile le dolía el éxito. Tras conseguir dos Copas América consecutivas (2015 y 2016), los dos primeros títulos de su historia, ambas ante la Argentina de Leo Messi, la Roja se convulsionó. Se quedó fuera de Rusia 2018 y, sin embargo, pasó algo peor: ya ni se hablaba de fútbol en Chile. Qué si Vidal se peleó con Claudio Bravo, qué si Vargas tenía problemas de conducta, que si patatín, que si patatán. Afuera Juan Antonio Pizzi, el técnico que se coronó en Estados Unidos 2016, pero que no logró el pasaje para el último mundial, Reinaldo Rueda llegó a Chile para reconducir al grupo. En el camino se quedaron dos históricos, Bravo y Marcelo Díaz. En Brasil, Chile se amigó con Chile. Y, para su suerte, despertó Alexis Sánchez.

Si Vidal es el alma de Chile, Sánchez es el talento. Pero andaba medio perdido el delantero del Manchester United. Desde que llegó a Old Trafford, el 7 se apagó: cinco goles en 45 partidos. Lo sufrió el United, pero también Chile. Con su selección había firmado solo dos goles, desde que se mudó de Londres a Manchester por 70 millones de euros. Sánchez recuperó la memoria en Brasil, marcó ante Japón y firmó el tanto de la victoria frente a Ecuador, cuando peor la estaba pasando Chile en Bahía.

Fuenzalida sacó un zapatazo formidable, después de pescar un rebote en el balcón del área. Ecuador y Chile todavía se estaban estudiando y La Roja ya dominaba el marcador. Pero Ecuador no era ese equipo apático, sin juego ni pegada, que había caído goleado ante Uruguay. Adelantó las líneas y explotó su arma, velocidad por las bandas. Una imprudencia del portero Arias devolvió a Ecuador a Brasil. El portero de Racing de Avellaneda llegó muy tarde al cruce ante Jhegson Méndez. Valencia lo terminó de condenar desde los 12 pasos. Parecía nervioso el meta, que se salvó de la roja, después de otra salida temeraria, esta vez fuera del área, que terminó en falta sobre Ibarra.

Pero Chile recuperó en control, Pulgar cortaba, Aránguiz jugaba, Vidal hacía un poco de todo y Alexis Sánchez marcó. Para eso está el 7. Segundo partido en Brasil, segundo gol de Alexis. Custodió bien el resultado la Roja, más tranquila cuando Achilier se fue antes de tiempo a los vestuarios por un codazo a Arturo Vidal. Chile está de regreso, ya lo sabe América.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: