El Ministerio de Consumo ha abierto una investigación sobre la publicidad de la compañía irlandesa Ryanair tras una denuncia de la Asociación de Consumidores Facua por posible publicidad engañosa. La asociación de consumidores instó este martes al ministerio a tomar medidas contra la campaña publicitaria en la que la compañía se publicita como «la aerolínea más ecológica de Europa» y recordó que la Autoridad Reguladora de la Publicidad de Reino Unido ordenó en 2019 a la empresa retirar esta campaña por considerar que difunden un mensaje falso sobre sus emisiones de CO2. Una portavoz de Ryanair defiende que «la media de emisiones de la empresa es de 66 gramos por pasajero y kilómetro, lo que supone un porcentaje significativamente menor al de las otras grandes aerolíneas europeas». 

Fuentes del departamento que dirige Alberto Garzón explican que desde el ministerio han puesto en marcha una investigación propia sobre el asunto desde hace una semana. La Dirección General de Consumo ha solicitado a la Agencia Española de Seguridad Aérea (AESA) información sobre estadísticas de emisiones de CO2 de las diferentes compañías del transporte aéreo.

Además, la Dirección General de Consumo ha solicitado a Autocontrol, el organismo independiente de autorregulación de la industria publicitaria, que emita un dictamen sobre la campaña de publicidad, ya que ambas entidades tienen un convenio de colaboración. Desde Consumo han pedido a las autoridades autonómicas, que tienen las competencias en la protección a los consumidores, que atiendan la denuncia interpuesta ante sus propias instancias.

Publicidad de Ryanair anunciándose como la aerolínea con las emisiones más bajas de Europa

Facua presentó la denuncia este martes ante el Ministerio de Consumo y distintas autoridades de protección al consumidor de las Comunidades Autónomas. En la denuncia, la entidad solicita que Consumo exija a Ryanair que deje utilizar ese anuncio y que, en caso de negarse, lleve a la aerolínea a los tribunales. También pide poner en marcha un expediente sancionador por esta práctica.

En su página web, Ryanair asegura que es «la aerolínea con las emisiones más bajas de Europa» y lo justifica porque «la media de CO2 por pasajero y kilómetro de Ryanair es la más baja del sector, habiendo conseguido reducirla de 82 gramos a 66 gramos en la última década, casi la mitad en comparación con los niveles de emisión de otras grandes aerolíneas del sector europea que generan una media de 120 gramos».

También ha publicado un documento titulado El grupo de aerolíneas más limpio y verde de Europa. Política Medioambiental 2-2020. En él realiza una comparativa con las compañías EasyJet, IAG, AF-KLM y Lufthansa en los ejercicios de 2013 a 2018. Pero la asociación de consumidores Facua critica que el informe sólo toma como referencia un grupo muy reducido de empresas del sector, además de omitir datos correspondientes a 2019, por lo que hay indicios de que la afirmación de ser la compañía «más limpia y verde de Europa» carece de fundamentación real.

La Autoridad Reguladora de la Publicidad de Reino Unido (ASA, por sus siglas en inglés) ha acusado también a Ryanair de publicidad engañosa y ha ordenado a la aerolínea retirar esta campaña por considerar que difunde un mensaje falso sobre sus emisiones de CO2. En su denuncia, ASA señaló que los datos que utiliza Ryanair son demasiado antiguos y «de poco valor como fundamento para una comparación realizada en 2019». También criticó que en sus gráficas comparativas mencione sólo a otras cuatro compañías. «Algunas aerolíneas conocidas no aparecieron en el gráfico, por lo que no estaba claro si se habían medido», añadió.

Desde Ryanair defienden el anuncio. «Estamos muy satisfechos con nuestra última campaña publicitaria relacionada con el medio ambiente, que transmite un mensaje muy importante para nuestros clientes. Una de las cosas que pueden hacer los viajeros para reducir su huella de carbono es elegir a Ryanair a la hora de volar», explica una portavoz.

«Hemos llevado con éxito esta campaña publicitaria a diferentes países de Europa, incluido España. Hay que tener en cuenta que no todas las aerolíneas son iguales a la hora de emitir sus emisiones de CO2. Contar con una flota joven y unos factores de carga elevados son factores que ayudan a reducir las emisiones de CO2 en las aerolíneas de bajo coste», añade. Respecto a la retirada de la campaña en Reino Unido, la portavoz señala que en ese país «hubo que hacer pequeños ajustes a la campaña a petición de los organismos competentes». En cualquier caso, «nos sorprendió tener que realizar estos cambios, ya que este mismo mensaje fue aprobado en otros mercados y, además, aportamos todos los datos y materiales de apoyo que requirieron», concluye.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: