Madrid y su Comunidad acogen unos 22.000 conciertos de música popular al año; casi el doble que Cataluña, que nos aventaja en más de un millón de habitantes, y 1.500 más que en Andalucía, pese a que ellos nos superan en dos millones de moradores. A partir de esta semana, cada lunes glosaremos algunas docenas de citas que no deberían pasársenos por alto. Advertencia previa: salvo ubicuidad (y holgada solvencia económica), tendremos que quedarnos con las ganas en más de una ocasión.

Lunes 11

Una entrañable jornada viejuna. Los incombustibles Nuevo Mester de Juglaría celebran en el Nuevo Teatro Alcalá su 50 aniversario, 50, de compromiso innegociable con el folclor castellano desde todas las ópticas. Son muy modernos, ni lo duden. El Consorcio aborda la primera de sus dos apariciones consecutivas en el Teatro Calderón para reivindicar la vigencia plena de sus prístinas armonías vocales. Nacieron hace ya un cuarto de siglo como escisión de Mocedades (las trifulcas en torno al uso de esa marca darían para un serial de Netflix) y amagaron con la retirada después del fallecimiento del entrañable Sergio Blanco, pero se han resarcido. Como cuarteto y rondando la condición de octogenarios, pero en buena forma. Y Nicola di Bari, dos veces ganador de San Remo, nos recordará en el Teatro EDP Gran Vía por qué la música melódica italiana hacía furor por estos lares en el tránsito de los sesenta a los setenta. Para compensar, el blues primitivo y tosco del trío jiennense Guadalupe Plata, adorado en tierras británicas, asoma por Fun House. Repiten al día siguiente.


Martes 12

Ojo al trío australiano Sons of the East: cándidos, guapitos, bisoños, artesanos de la canción bonita. Debutan entre nosotros en el Teatro Lara. Flamingods, espléndido cuarteto británico con raíces en Baréin, exhiben en el Café Berlín el riquísimo menú de Levitation, entre la psicodelia, el funk y el delirio guitarrero. Para guitarras fieras, las de los canadienses Godspeed You! Black Emperor, en la Sala But. Y el inmenso trompetista Wallace Rooney recuerda en la Clamores a quien fuera su mentor, Miles Davis. Ah, Omar Sosa en CentroCentro, ya que estamos con el JazzMadrid.


Miércoles 13

Mika es una baza infalible de pop colorista y tarareos infinitos. Tras cuatro años sin visitarnos, estrena su My name is Michael Holbrook en La Riviera. Coincide con el brasileño Djavan, uno de los cantautores referenciales, que además nos trae nuevo álbum (Vesuvio) después de cinco temporadas sin visitarnos. Dos veteranos cancionistas singulares, Francisco Nixon y The New Raemon, nos citan en el Intruso y la Galileo Galilei. Y no olviden a Psychedelic Port Crumpets (Wurlitzer) ni a Oso Leone (El Sol), con el respaldo de The Zephyr Bones.


Jueves 14

Ahora que Mumford & Sons parecen desnortados y en declive, la alternativa de folk-rock vitamínico de Bear’s Den (Teatro Barceló) se torna magnífica. El contundente punk-rock de Frank Carter & The Rattlesnakes descarga su furioso End of suffering en la Mon Live. Otro planazo, ¡y gratis!, lo ofrece Chiara Civello, que compartió la gira Refavela 40 con Gilberto Gil y se presenta en el Istituto Italiano di Cultura. Pero la noticia estará en La Riviera, con la primera de las dos noches para la presentación de Vamos a volvernos locos, el pletórico tercer disco de León Benavente.


Viernes 15

Tyler Ramsey, al que conocíamos como bajista de los emblemáticos Band of Horses, se transmuta en cantautor en la cálida y recatada cercanía del Café La Palma. Seguimos bajo los parámetros del género americana con Giant Sand (Café Berlín), la enciclopédica formación de Howe Gelb, que más de 30 años después sigue agregando docenas de canciones nuevas, ahora las de Recounting the ballads of thin line men. Llorente (Jazzville Café), espléndido cantautor cántabro pero afincado en Zaragoza, merece una oportunidad urgente. Y, para los amigos de la nostalgia ochentera, Hombres G en el WiZink.


Sábado 16

Atención al jovencísimo dúo compostelano Blanco Palamera, en El Sol (junto a Hermanos Muñoz): su único disco, Promesas (algo así como r’n’b para la Generación Z), atesora algo más que buenas intenciones. Otro joven talento muy ilusionante es el de Eira (antes, Pull My Strings), cantautor melancólico que viene de grabar su segundo disco, Exo, en Windmill Lane, los estudios dublineses de U2. Urge ponerle cara.


Domingo 17

Veinte años justos se cumplen, aunque cueste creerlo, de la noche en que perdimos a Enrique Urquijo. Sus admiradores le recuerdan con un concierto homenaje en el WiZink, Desde que no nos vemos, que huele a histórico: Miguel Ríos, Manolo García, Coque Malla, Amaral, Mikel Erentxun, Alejo Stivel, Rozalén, Jorge Marazu, Andrés Suárez, Txetxu Altube, Vicky Gastelo y más engrosan el cartel.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: