Ver una película, la televisión o un partido de fútbol; relajarse o leer un libro; realizar cualquiera de las comidas del día; e, incluso, en estos tiempos de teletrabajo debido a la covid-19, ser un componente básico de nuestra oficina improvisada en casa. El sofá es una de las piezas estrella del mobiliario del hogar, un elemento imprescindible en nuestro día a día que se encuentra rodeado de un ecosistema de actores secundarios: los chaise longues, los sillones, las mesas auxiliares y las otomanas, que ponen de su parte para ayudar a construir una especial de isla al sol, un espacio común donde lo más importante es el confort. Precisamente el hecho de alcanzar esa sensación hogareña tan segura como sofisticada es sinónimo de haber comprendido y asimilado los estilos de vida que imperan en el mundo contemporáneo.

En este contexto irrumpe la aportación de Flexform, compañía de diseño italiana que desde 1959 exalta la creatividad y la armonía a través de sus creaciones enfocadas en crear este tipo de espacios en nuestras casas. En Flexform fueron capaces de detectar los comportamientos y necesidades que demandaba la sociedad actual y, a partir de ahí, introdujeron una nueva dimensión en la forma de uso del sofá, incorporando nuevas funciones y rediseñando conceptos tan básicos como el del apoyabrazos. Para la firma, además, los sofás se vieron desde el primer momento como un elemento duradero en el mobiliario del hogar. Por ello, su imperante espíritu de diseño siempre ha primado el valor de la longevidad, anteponiendo esta cualidad sobre las tendencias pasajeras y apostando por una larga vida útil de cada pieza.

Pero la durabilidad no es único factor a tener en cuenta. Flexform apuesta, además, por la máxima comodidad, la calidad genuina del made in Italy y el estilo atemporal, unas cualidades indispensables que hay que revisar a fondo antes de decantarse por uno. Esta nueva visión creada en torno al sofá hizo que la compañía desempeñara un papel fundamental para cambiar el estilo de vivir y disfrutar de este mueble, aspirando a un nuevo concepto más allá de la formalidad. Un hito que se logró con el sofá GROUNDPIECE de 2001. Este modelo, vigente en su catálogo actual y que a su lanzamiento presentó varias innovaciones en el sector, es una línea deconstruida con nuevas proporciones: es bajo y profundo, y está diseñado con un enfoque más relajado e informal para sentarse.


pulsa en la foto
Sofá GROUNDPIECE, de la firma de diseño italiana Flexform, en el Proyecto Meier Architekten Zurich SANDRO DIENER

El sofá GROUNDPIECE encarna la quintaesencia de la comodidad de Flexform, convirtiéndose en un modelo altamente atractivo gracias a sus cojines de plumón de ganso. Además, permite la personalización de elementos acolchados o el apoyabrazos. El catálogo de la compañía italiana no se limita ni a un solo diseño ni a un solo estilo o función. Entre sus modelos se encuentra también el sofá CESTONE, que se caracteriza por la estructura metálica con revestimiento de cuero que rodea los brazos y el respaldo, dos elementos que alcanzan un gran protagonismo en esta opción. La base del sofá está elaborada con plumas y un injerto de material indeformable con la tapicería de tejido o piel desenfundable, dotando de comodidad a los cojines y al respaldo.


Sofá CESTONE, de la firma de diseño Flexform, en el proyecto de Archetonicpulsa en la foto
Sofá CESTONE, de la firma de diseño Flexform, en el proyecto de Archetonic Rafael Gamo

Esta cualidad tampoco le falta al modelo SOFT DREAM, uno de los más recientes de Flexform. De personalidad versátil, flexible y camaleónica, este ligero sofá se eleva del suelo gracias a unos refinados pies de metal fundido a presión y pintados en diferentes colores: gris, bronce, cromada o champán, entre otros. Sobre la base de metal recubierta de cuero se apoyan los suaves cojines del asiento y del respaldo, generosamente acolchados con pluma de ganso.


Sofá SOFT DREAM, de la firma de diseño Flexform, en el proyecto de Terraza Balear - Diseño de interiores y muebles.pulsa en la foto
Sofá SOFT DREAM, de la firma de diseño Flexform, en el proyecto de Terraza Balear – Diseño de interiores y muebles.

Con una personalidad altamente versátil se presenta otra de sus opciones, el sofá ROMEO, que se caracteriza por una línea estética ligera, compuesta de proporciones y detalles que atestiguan el savoir-faire de la sastrería de la empresa. Esta versión confirma la idea de la empresa de combinar la sobriedad y la elegancia con un alto nivel de confort. La última incorporación a la gran familia de Flexform, es el sofá CAMPIELLO , que combina líneas limpias y esenciales con la promesa de una cálida acogida y una gran suavidad

Diferentes alternativas para adaptarse a tu estilo, pero regidas siempre bajo unas estrictas garantías de diseño, comodidad, durabilidad y calidad, cualidades indispensables de la familia Flexform y que has de buscar siempre a la hora de buscar un buen sofá. Puedes consultar su catálogo completo aquí.




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: