Tecnología

Cómo triunfar a costa de Facebook, Instagram o Twitter | Tecnología


En 2010, un grupo de amigos y estudiantes universitarios españoles decidieron crear una aplicación de mensajería entre usuarios de Facebook que mejorara lo que ofrecía por entonces la app oficial de la red social. Así nació Spartanbits, que con su app Go! Chat for Facebook logró  convertirse en unicornio (término con el que se identifican las start-ups de éxito) y conseguir 16 millones de descargas en menos de 3 años, algo que les proporcionaba casi 3 millones de dólares al mes. El sueño no duró y en 2014 Spartanbits cerró sus puertas en parte por la mala gestión, como confesaba uno de sus fundadores, Luis Santos del Val, en una carta de despedida, pero también porque Facebook había comprendido sus fallos y había logrado mejorar su propio módulo de mensajería.

Go! Chat no es la única aplicación que ha probado suerte a la sombra de los grandes. Este tipo de iniciativas nacen para aumentar las capacidades, mejorar la experiencia de usuario, enmendar los defectos o complementar a las aplicaciones oficiales de los grandes de Internet y así de paso aprovechar el tirón. Pero ¿hablamos de simbiosis o de parasitismo? Evidentemente, cada implicado lo verá a su manera, aunque alguna de las grandes empresas sabe aprovechas estas iniciativas que mejoran su producto, generan nuevas ideas de desarrollo y detectan sus carencias.

Estas son algunas de las aplicaciones clientes de las oficiales que están probando fortuna con sus mejoras, al igual que lo hiciera Spartanbits en su momento.

Para Facebook

Fast. Este cliente de Facebook mejora con creces los principales fallos que más molestan al usuario de la app oficial: el uso excesivo de memoria, el gasto de batería, las notificaciones molestas y el funcionamiento en segundo plano. Fast aporta la mayoría de las características de Facebook y resulta una buena alternativa si nuestro móvil no tiene demasiados recursos. Existe una versión de pago que elimina la publicidad.

Metal. Esta app pretende mejorar el aspecto y la usabilidad de la app oficial de Facebook, usando para ello muchos menos recursos. Maneja incluso las notificaciones que se reciben desde la red social.

Tinfoil. Se trata de un cliente que ofrece mayor seguridad y privacidad, ya que tiene la ventaja de conectarse a través de una sandbox (sistema de aislamiento de procesos) que protege la sesión en la ejecución del código fuente. Lo malo es que tiene más limitaciones que otras en cuestiones como el acceso múltiple o las notificaciones.

Friendly for Facebook. Es bastante completa, ya que incorpora las características de Facebook Lite, la app ligera de la red social, mejorando aún más su rendimiento y aportando el servicio de mensajería (Messenger) sin tener que descargar otra app. Aporta además seguridad extra de acceso, una presentación más cuidada y colorista, gestión de noticias y acceso a varias cuentas simultáneamente.

Para Twitter

Talon. Aporta gran cantidad de opciones de personalización que mejoran el uso de Twitter. Permite una navegación rápida a la hora de acceder a enlaces o vídeos embebidos y también aporta ayudas para interacciones, como respuesta rápida de menciones y hashtags o composición de tuits. Cuenta incluso con ayudas de respuestas para Android Wear. Cuesta unos 3,40 euros.

Flamingo se posiciona como una buena alternativa a la app oficial de Twitter aportando una visión fresca y colorista cargada de animaciones

Flamingo. Con una interfaz intuitiva y personalizable, incluso para gestionar varias cuentas. Flamingo se posiciona como una buena alternativa a la app oficial de Twitter aportando una visión fresca y colorista cargada de animaciones. Centra la navegación en 3 pestañas principales: línea de tiempo, menciones y mensajes. Permite agregar y hacer vista previa de forma rápida tanto de vídeos como de GIF y además nos deja programas los envíos de tuits. Cuesta alrededor de 2,30 euros.

TweetCaster. Utiliza la navegación por paneles que permite la programación de tuits o guardar las noticias que nos interesen para más tarde. Además, puede administrar varias cuentas a la vez e incluso publicar simultáneamente en Facebook. Incorpora también filtros para las fotografías, funciones inteligentes o silenciar perfiles molestos, entre otras cosas. Existe una versión gratuita y otra de pago por 3,77 euros.

Para Instagram

Square InstaPic. Posiblemente Instagram sea la aplicación a la que más apps satélites le han salido a su alrededor. Esta, por ejemplo, sirve para optimizar los tamaños de imagen y encuadrar sin tener que redimensionar al publicar en otras redes sociales.

Video Downloader for Instagram. Esta app nos permite, con un solo clic, descargar y volver a publicar en otro lugar vídeo e imágenes de Instagram e incluso de Vine. Algo que no suelen permitir estas aplicaciones.

Unfollowers for Instagram. Esta app brinda la posibilidad de realizar analíticas de nuestra propia cuenta: cuantas personas nos siguen o seguimos, quién ha dejado de hacerlo, los seguidores fantasma. También aporta funciones de configuración de listas blancas de usuarios y visor de los comentarios más recientes.

Para Whatsapp

Cleaner for WhatsApp. Uno de los principales problemas de WhatsApp es lo que cuesta gestionar todos los archivos de imágenes y sonidos que nos envían. Esta herramienta permite encontrar y eliminar estos archivos, sobre todo los duplicados, con el fin de ahorrarnos espacio en el dispositivo.

Uno de los principales problemas de WhatsApp es lo que cuesta gestionar todos los archivos de imágenes y sonidos que nos envían.  La app Cleaner permite encontrar y eliminar estos archivos

Tablet para WhatsApp. Gracias a esta app podremos usar nuestra cuenta de WhatsApp en una tableta. En realidad el funcionamiento es el mismo que la funcionalidad de WhatsApp para PC, solo hay que escanear el código QR desde la app del móvil para acceder.

WhastApp oculto. Con esta aplicación conseguiremos tanto leer como enviar mensajes sin aparecer en línea ni notificar la recepción o lectura de los mensajes. Se puede incluso enviar emoticonos estado en modo invisible.

Algunas de las aplicaciones más famosas tienen configurado en su API como normativa no compartir imágenes con otras aplicaciones que no sean la suya propia, sobre todo para salvaguardar los intereses comerciales de las originales y que no se usen para fines publicitarios sin permiso. Snapchat e Instagram son algunas de ellas. Por esa razón muchas de las aplicaciones satélite que se han desarrollado para ser usadas con estas no indican claramente que están destinadas a ello. Es el caso de Snap Pix, un editor rápido de imágenes, que aunque no deja claro que está destinado a Snapchat, su tonalidad amarilla y sus funcionalidades le acercan mucho a esta red social.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment