Tecnología

Cómo tener todas tus contraseñas bajo control | Tecnología


Un hombre mete su usuario y contraseña en Instagram. PIXABAY

Una contraseña para Gmail, otra para Netflix, Facebook, Spotify… Cada vez es más frecuente que las plataformas de Internet soliciten abrirse una cuenta para utilizar sus servicios. Hasta tal punto que el usuario en ocasiones se vuelve loco y no recuerda sus credenciales. Los gestores de contraseñas son la solución perfecta para aquellas personas cansadas de memorizar claves y cerciorarse de que sean seguras. Estos programas se encargan de generar contraseñas aleatorias y las recuerdan por nosotros.

Los gestores son, además, una buena alternativa para evitar robos de credenciales, pues dan más seguridad de la que puede conseguir un usuario por su propia cuenta. Su funcionamiento es muy simple porque están integrados en el navegador. De esta forma, cuando alguien quiere iniciar sesión en una web, solo tiene que pulsar un botón para que se copie su usuario y contraseña en el formulario de login.

Estos son algunos de los mejores gestores de contraseñas:

LastPass

La cuenta de LastPass se sincroniza en todos los dispositivos para que se pueda acceder a las contraseñas desde cualquier lugar. Una característica destacable de este gestor es que el usuario puede compartir el acceso a cualquier servicio sin revelar su clave, simplemente dando permiso a quien considere. Después, puede  quitarle el acceso de la misma manera.

Las contraseñas están en la nube, pero la compañía señala que están cifradas de forma que aunque un hacker entrase en sus servidores, no podría ver ninguna credencial. Este gestor tiene una versión gratuita y otra de pago, por aproximadamente 20 euros al año, que ofrece funciones adicionales como compartir contraseñas con múltiples usuarios a la vez.

1Password

Es un gestor de contraseñas multiplataforma. Destaca en materia de seguridad, ya que si al usuario le roban un dispositivo  por ejemplo, el teléfono , puede desactivar 1Password en el mismo desde su cuenta. La suscripción a este gestor de contraseñas cuesta 30 euros al año. No obstante, se puede probar gratis durante 30 días. 1Password también ofrece la versión Families, que puede ser utilizada por cinco miembros de la familia por 50 euros al año. Esta última alternativa permite compartir de forma segura contraseñas y documentos y controlar qué usuarios dentro del plan pueden ver qué contraseñas.

Claves para tener una contraseña segura

Es fundamental que el gestor de contraseñas tenga una clave maestra difícil de adivinar. Por ejemplo, la letra de una canción o una frase de una película. Una contraseña segura es aquella que no puede ser adivinada por ordenadores ni por humanos. Para ello, tiene que ser larga —por ejemplo de 12 caracteres– y contener símbolos números o mayúsculas. Es recomendable no usar datos personales o claves comunes como “1234” o “asdfg”, que corresponden a teclas que están en línea en el teclado. Además, el usuario debe usar contraseñas diferentes para cada servicio y cambiarlas cada cierto tiempo.

True Key

Una de las características que diferencia a TrueKey del resto de gestores de contraseñas es el reconocimiento facial para iniciar sesión. Además, se ofrece el acceso mediante huella dactilar en el móvil o la clave maestra. Este gestor tiene una versión gratuita que permite registrar hasta 15 contraseñas. Para guardar un número ilimitado de claves, el usuario debe pagar una suscripción de 19,95 euros al año.

KeePass

Es un gestor de contraseñas totalmente offline, por lo que es una buena opción para quienes deseen un gestor sin los peligros potenciales de Internet. KeePass no cuenta con ninguna función automática de sincronización en la nube. No obstante, el usuario puede copiar la base de datos en una carpeta de Dropbox o Drive. Es decir, es una buena alternativa si no se necesita llevar las contraseñas siempre encima.

Dashlane

Uno de los objetivos de Dashlane es ahorrar tiempo al usuario. Cuando este se va a abrir una cuenta en una plataforma, el gestor le da la opción de rellenar el formulario automáticamente. Además, es posible cambiar una o todas las contraseñas con un solo clic para asegurarse de que sean seguras y diferentes.

Hay una versión gratuita que permite, entre otras cosas, un almacenamiento ilimitado de contraseñas en un dispositivo. La de pago, que cuesta 30 euros al año, ofrece la opción de sincronizar claves y datos entre varios dispositivos o compartir un número ilimitado de credenciales.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment