Para los integrantes de Clínica Tambre los pacientes y sus deseos relacionados con la paternidad son lo primero. Por ello, todos los tratamientos que se ofrecen siguen un riguroso y cuidado proceso para brindar siempre las mejores garantías.

Uno de estos tratamientos al que muchas parejas o mujeres solteras se ven obligadas a recurrir es la ovodonación. Esta técnica permite a las futuras mamás gestar un embrión a través de la donación de óvulos de otra mujer ante su imposibilidad de quedarse embarazadas por sí mismas. Este tratamiento es uno de los que más probabilidades de éxito garantiza, pero, ¿cómo selecciona Clínica Tambre a sus donantes?

Este es un proceso muy estricto ya que es algo que preocupa mucho a los pacientes de ovodonación que buscan un bebé sano que se parezca a la madre receptora. Las mujeres que deciden donar sus óvulos en Clínica Tambre deben cumplir una serie de rigurosos requisitos. De hecho, muchas donantes son descartadas durante la selección.

Varias son las áreas de Clínica Tambre implicadas en este proceso de selección de donantes de ovocitos, y sus profesionales han querido explicarnos cuál es su papel dentro de este cuidado proceso.

Maribel Carrasco. Enfermera.

El área de enfermería es la primera en conocer a la futura donante y la que realiza su historia clínica. Además, acompañará a la paciente durante todo el proceso y le realizará el seguimiento tras la punción para asegurar que es apta para el tratamiento. “El departamento de enfermería garantiza que la donación sea un proceso anónimo y altruista, en el que nunca se revela la identidad de la donante”, nos explica Maribel. Por regla general, el perfil de las mujeres que se deciden a donar sus óvulos son pacientes de entre 18 y 26 años, de raza caucásica, y muchas de ellas estudiantes universitarias.

Silvia Moreno. Psicóloga.

Con el objetivo de asegurar que el estado mental de las donantes, así como sus antecedentes familiares psicológicos sean sanos, las pacientes son sometidas a una entrevista diagnóstica estructurada. Este examen psicológico también garantiza la seguridad de las donantes en su decisión, así como descarta la transmisión de cualquier trastorno o anomalía importante en el futuro bebé.

Una mujer será excluida del proceso de donación si se detectan antecedentes psiquiátricos o psicológicos familiares, antecedentes penales, o consumo de sustancias tóxicas que puedan ser susceptibles de ser heredados genéticamente, o bien puedan afectar a la calidad de sus gametos.

La Doctora Moreno nos cuenta que además de la entrevista estructurada, se realiza un completo test de personalidad que de manera objetiva sirve para detectar trastornos graves que puedan ser hereditarios o alterar la calidad de los óvulos.

La doctora asegura también que el motivo que suelen tener las pacientes para realizar la donación, suele ser principalmente el deseo de ayudar a otras mujeres o parejas a cumplir su sueño de ser padres.

Elena Santiago. Ginecóloga especialista en fertilidad.

Una vez que se han superado los primeros pasos, se realiza una revisión ginecológica completa. Después se les hará una analítica de salud general con enfermedades de transmisión sexual, así como un cariotipo y un estudio genético de mutaciones recesivas. La Doctora Santiago, nos informa que existe la posibilidad de ampliar el estudio a más de 300 genes involucrados en enfermedades recesivas (matching genético) para comparar a la donante con el varón (pareja o donante de semen) y descartar que tengan las mismas mutaciones y así disminuir al máximo el riesgo de tener un hijo afecto de una enfermedad de este tipo.

Susana Cortes. Directora de Laboratorio.

En el laboratorio es donde realizamos todos los análisis y las pruebas genéticas necesarias para asegurarnos que la madre receptora reciba los óvulos de la donante anónima que mejor se corresponda a sus características físicas y al mismo tiempo, evitar totalmente la posibilidad de transmisión de enfermedades.

Por otro lado, una vez comienza el tratamiento de ovodonación, cuando ya tenemos a la donante seleccionada, el día en que se realiza la extracción de óvulos utilizamos la muestra se semen del varón en el laboratorio para intentar fecundar los ovocitos obtenidos, y día a día se supervisamos cuidadosamente la evolución de los embriones hasta su estado de blastocisto (tras 5 o 6 días). Los embriólogos escogemos entonces el embrión de mejor calidad para la transferencia y si hay restantes de buenas calidades los congelamos para su conservación.

Gracias al esfuerzo de todo el equipo clínico de Tambre, y al de la joven y sana donante de óvulos, la mujer que, por distintas causas médicas no pueda quedarse embarazada por ella misma, va a poder recibir unos ovocitos anónimos y cumplir así su objetivo de convertirse en madre.




Fuente: La Razón

A %d blogueros les gusta esto: