¿Qué ocurre cuando la “operación bikini” termina? Los datos son claros: los españoles engordamos entre tres y cinco kilos en los meses de verano. El tiempo libre y las vacaciones son la causa de que dejemos nuestros hábitos saludables a un lado y las tentaciones de todo el año no sean un impedimento para disfrutar del buen tiempo. Los productos más consumidos en verano reflejan a la perfección el comportamiento “gastronómico” de los españoles cuando llegan las vacaciones. Los dulces, la horchata y los helados son los productos por excelencia de la época estival. Sin embargo, para salir de la regla de los “3 kilos de más” es importante no olvidar la rutina alimenticia pre-vacacional. Para evitarlo, Kaiku Sin Lactosa ha elaborado un listado para localizar la mejor forma de seguir disfrutando del dulce.

Dulces alternativas

Existen numerosas formas de seguir endulzando el paladar, sin caer en productos demasiado azucarados o refinados. Un truco es sustituir el azúcar por miel, sirope de agave o de arce; e incluso emplear especias como la canela o la vainilla, que aportan dulzor sin remordimientos. Para conseguir los resultados más saludables, la mejor opción es la comida casera, ya que permite controlar los ingredientes y las cantidades.

Darle una vuelta al azúcar

Otra de las alternativas para hacer las paces con el dulce, es la de ingerir alimentos que son azucarados pero acompañados a la vez de una alta cantidad en fibra y proteínas, para bloquear el subidón de azúcar, ya que reducen la respuesta de la insulina en el cuerpo, responsable de la regulación de la glucosa en sangre. En lugar de los helados, un yogur desnatado con frutos rojos, y si el yogur es sin lactosa, las digestiones serán más ligeras. Los caramelos, mejor sustituirlos por uvas y almendras.

El poder de la fruta

La fruta es el “caramelo natural”, puesto que contiene un alto contenido en azúcar (fructosa y glucosa). En cuanto a cantidad de azúcar más equilibrada, los frutos rojos -como las fresas o los arándanos- son perfectos ya que contienen un índice glucémico bajo y un alto poder antioxidante. En segunda posición, las peras, manzanas y melocotones tienen un bajo índice glucémico.

Sugar time

Al igual que un gran consumo de hidratos de carbono antes de acostarse no la práctica correcta, el momento más dulce del día tiene establecido un horario para hacer que el cuerpo pueda rendir de la mejor forma y que los kilos de más en verano sean sólo un mito. ¿El mejor momento para tomar un capricho dulce? Los expertos lo tienen claro: después de la comida, sobre todo si ha sido rica en fibra y grasas saludables, puesto que el cuerpo tiene todavía media jornada por delante para poder quemarlo.




Fuente: La Razón

A %d blogueros les gusta esto: