Cada 4 de enero, quienes recuerdan a Benito Pérez Galdós, lo celebran. Es el aniversario de su muerte, de la que este año se cumple un siglo. Ayer comenzó el Año Galdós en Madrid, un homenaje que tendrá actividades culturales y académicas a lo largo del año como conferencias, paseos literarios, ediciones conmemorativas de sus títulos más representativos, conciertos, exposiciones, o mesas redondas.

Los actos del centenario se abrieron con el reparto de 2.000 facsímiles del tercer tomo de sus Episodios Nacionales, 19 de marzo y 2 de mayo. La mitad se repartía en la sede de la Consejería de Cultura y Turismo, la otra mitad en la central del Instituto Cervantes, en la calle de Alcalá, 49, que ha editado el libro en colaboración con la Comunidad; ahí, a las 11 de la mañana, la cola para conseguir un ejemplar llegaba hasta Cibeles.

«Si Don Benito pudiera ver esto, ver a la gente en esta mañana fría de enero esperando en la calle para coger un libro suyo, se sentiría contento», dijo ayer la consejera de Cultura y Turismo, Marta Rivera de la Cruz, que formó parte de la representación política de los actos. También estuvieron el alcalde José Luis Martínez-Almeida y la delegada del Área de Cultura Andrea Levy, que hicieron una ofrenda floral en el Parque del Retiro, en el monumento al autor, donde también hubo familia del escritor; y depositaron obra suya en una biblioteca simbólica.

Almeida reivindicó la figura de Galdós como «una de las glorias de la literatura y las letras españolas» y no perdió la oportunidad de hacer alusión a la investidura que, en ese mismo momento, ocurría en el Congreso. Dijo estar «prácticamente seguro» de que si Galdós viviese, «no sería optimista con el futuro de la nación».

Tras la ofrenda, en la Biblioteca Municipal Eugenio Trías, el actor Juan Echanove leyó fragmentos de textos de Galdós y se presentó la edición ilustrada y conmemorativa de Fortunata y Jacinta. Además, el Ayuntamiento ha nombrado ya al literato Hijo Adoptivo de Madrid, ha bautizado la biblioteca municipal del centro cultural Conde Duque con su nombre y ha iniciado los trámites para instalar placas conmemorativas en edificios donde transcurren momentos clave de la obra Fortunata y Jacinta, como la Cava de San Miguel, 11 y la Plaza del Marqués Viudo de Pontejos, 1.

También la Comunidad se sumará a este año galdosiano con exposiciones, representaciones y actividades en bibliotecas, entre otras acciones.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: