Uncategorized

Cody Chesnutt, amor para el mundo


Cody Chesnutt (1968, Atlanta) es una de las voces más profundas y sensibles del soul contemporáneo. Autor del aplaudido «The Headphone Masterpiece» en 2002, el músico estadounidense se toma su tiempo. En los 15 años siguientes sólo ha publicado dos álbumes: «Landing on a Hundred» (2012) y el que ahora llega a las tiendas, «My Love Divine Degree», que presenta hoy en Madrid (Moby Dick). «La idea del álbum, por ir al grano, es mover al ser humano a un plano superior de pensamiento. Elevar, si es posible, la conversación acerca de las opciones que tenemos y las que llevamos a cabo como especie», explica el músico. En el proceso creativo tuvo especial importancia un libro, «El Evangelio de Acuario» (Levi H. Dowling, 1908), que cuenta una historia: «Es la de un hombre y una mujer que se encuentran en Egipto y el hombre le dice que hay que reconocer que hay algunas personas que forman los llamados ‘‘ministerios del amor’’, por los que tienen la misión de conquistar a los corazones de la gente para que lleven a cabo mejores actos. Esas palabras me impactaron y me di cuenta de por qué había sido bendecido con el don de hacer canciones», explica Chesnutt. El artista de Georgia se lo piensa. «Mi método es sencillo de explicar: me tomo mi tiempo para registrar ideas y esperar a tener una visión clara de lo que esas ideas quieren ser. Y entonces dejo que se revelen solas». El disco que acaba de publicar es un tratado del amor, pero no del romántico. «Creo que entre los atentados de Manchester y lo que pasa en Siria cada día hay una conexión: la ausencia de amor». En EE UU también sucede, y a esa realidad Chesnutt escribió «Bullets in The Streets & Blood». «Sí, surgió cuando me enteré de que en Chicago, en un fin de semana de 2014, habían muerto 45 personas por armas de fuego. Eso me afectó», explica. «Las canciones son la más perfecta forma de expresar una idea. La mejor manera de comunicación. En mi opinión, la violencia llega cuando fracasamos comunicándonos».




Fuente: La razon

Comentar

Click here to post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *