Internacional

Clinton, una bola de oxígeno para México | Internacional


Apenas un día después de que el canciller mexicano, Luis Videgaray, asegurase que las relaciones con el Gobierno de Donald Trump son más cercanas y fluidas que con las Administraciones anteriores, el expresidente de Estados Unidos Bill Clinton dio uno de los mayores espaldarazos a México que han llegado desde el vecino del norte en el último año.

Clinton no ha pasado ni 24 horas en México, pero un gesto y unas palabras sirvieron para dar una bocanada de oxígeno entre tanto descalificativo del actual inquilino de la Casa Blanca y en medio de la incertidumbre por el futuro del Tratado de Libre Comercio (TLC), un acuerdo que se aplicó bajo la presidencia de Clinton, un convencido del mismo ante el rechazo de la mayor parte del Congreso de Estados Unidos.

El gesto simbólico se produjo el viernes, poco después de aterrizar en Guadalajara. Clinton participó en la ceremonia de inauguración de la Seria del Caribe de béisbol, un torneo que, por primera vez, llegaba a Jalisco y que México acogía por segundo año consecutivo ante la incapacidad de Venezuela, en principio el país que debía ser el anfitrión, de asumir tanto los costes económicos como los retos de seguridad para los participantes y asistentes.

No fue necesario que Clinton abriese la boca ni que hiciese el lanzamiento de honor, encargo para el boxeador Saúl Canelo Álvarez. Tampoco importó que no hubiese rastro de Estados Unidos sobre el tapete del estadio, que solo estuvieran las selecciones de México, Venezuela, Cuba, Puerto Rico y República Dominicana. La mera presencia del exmandatario, acérrimo de un deporte al que se aficionó, según confesó, a los 10 años, cuando entró en su casa por primera vez una televisión, era un mensaje de unión que enviar a quien quisiera entender. Lo explicó horas después, el sábado por la mañana, el empresario Carlos Bremer, durante el evento que organizó con Clinton en un hotel de la capital de Jalisco. “La excusa es el béisbol”, admitió Bremer, quien puso el ejemplo de Nelson Mandela, el político sudafricano que unió a su país con el rugby.

“Estados Unidos debe estar siempre junto a sus amigos”, afirmó Clinton ante un reducido grupo, la mayoría empresarios. Ante la terquedad de Trump por recalcar continuamente los insultos hacia México, Clinton no necesitó aclarar a quién se refería como “amigos”. Una relación, ahora fraterna, que no estuvo exenta de momentos incómodos, pues con su llegada a la Casa Blanca se inició la construcción del muro que Trump sueña con aumentar. O incluso el TLC sufrió modificaciones de la firma inicial por George Bush.

En el tono, no obstante, está el abismo. Clinton lanzó, ahora sí con palabras, un mensaje de unidad y emplazó por superar los obstáculos, especialmente en lo relativo al acuerdo comercial. “Los negociadores deben pensar cómo se puede trabajar para que todos mejoremos. Siempre hay ganadores y perdedores en una negociación, pero el acuerdo nos benefició a todos”, incidió el expresidente estadounidense, quien admitió que el rechazo que suscita el TLC en Estados Unidos se debe a la inacción de su país desde el inicio del siglo por mejorarlo: “Tenemos que ver esta negociación como una oportunidad”.

A los buenos deseos se sumó el empresario mexicano Carlos Slim. El hombre más rico del país aseguró sin ambages que el mundo vive el cambio hacia una nueva civilización, solo comparada con la que surgió tras la Revolución Industrial. “Una nueva era que se sustenta en el bienestar de los demás”, y en donde, según Slim, “el futuro es muy promisorio, extraordinario”. También en el caso de México, donde abogó por acelerar la inclusión de millones de personas. “Si tenemos un gran potencial es gracias al NAFTA”, dijo en referencial TLC en sus siglas en inglés. No obstante, el empresario admitió que uno de los obstáculos de México es “el problema de la impunidad, del crimen, de la corrupción. Y la corrupción es el más grave, porque a quien más afecta es a quien menos tiene”, recalcó el empresario, que a su llegada al acto recibió más saludos que el propio Clinton.

El expresidente intervino, o más bien improvisó, durante media hora, en la que recorrió la negociación del TLC, la reforma fiscal, los retos de su fundación o la tragedia de los rohingyas en Birmania. Siempre, y pese a todo, con un tono conciliador, impropio, asumió, de un mundo que ha cambiado a una velocidad desorbitante. “La gente no ha podido absorber tantos cambios, culturales, políticos, económicos, psicológicos”, trató de argumentar, antes de cerrar: “En el mundo hay más conflicto que cooperación. Pero no tengan duda de que los que cooperan, al final ganan”.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment

injerto
injerto