Hay ruido, hay anécdotas y hay noticias relevantes. Esta semana Ciudadanos ha jurado los fueros.

El partido de Albert Rivera se suma a la alianza de la derecha foral navarra. Ciudadanos hará bloque con la Unión del Pueblo Navarro y el Partido Popular en las tres próximas citas electorales (generales, autonómicas y municipales) para intentar derrotar a los foralistas navarros amigos del Partido Nacionalista Vasco (Geroa Bai), a los abertzales (Bildu) y a la izquierda federalista (Podemos y Ezkerra), grupos hoy mayoritarios en las dos principales instituciones navarras –la Diputación Foral y el Ayuntamiento de Pamplona–, que también se acaban de poner de acuerdo para concurrir juntos al Senado.

La alianza UPN-PP no es una novedad. En 1991, el Partido Popular decidió desaparecer de Navarra en beneficio de Unión del Pueblo Navarro. Era la primera vez, desde los tiempos de la CEDA, que un partido de vocación nacional española se eclipsaba totalmente en un territorio en beneficio de un aliado local. El PSOE nunca ha dado ese paso, puesto que sus siglas siguen apareciendo en el logo completo del PSC. En el 2008, el PP reapareció en Navarra. Y ahora nace la coalición Navarra Suma.

Ciudadanos ha pactado con UPN, que a su vez había llegado a un acuerdo con el PP. El punto clave de Navarra Suma es la aceptación y defensa del fuero navarro. El pacto dice así: “Compromiso de respetar el Régimen Foral, tal y como viene definido en la Constitución, expresión de los derechos históricos y constitucionales del antiguo Reino de Navarra (…) Respetar el Convenio Económico como instrumento adecuado para asegurar la libertad, estabilidad, cohesión y desarrollo del pueblo navarro. En todo caso el Convenio Económico deberá acordarse siempre mediante una negociación basada en los principios de lealtad y trasparencia y en la que siempre deberán estar presentes los principios de solidaridad e igualdad entre españoles”.

Hay ruido, hay disparates a diario, y hay noticias de alcance. Ciudadanos jura los fueros en la plaza de Pamplona dedicada a la gamazada, agitación fuerista que derrotó en 1894 el intento del ministro liberal Germán Gamazo de abolir la autonomía tributaria de Navarra y las tres provincias vascas. Ciudadanos jura los fueros y se aleja de Gamazo. Es la noticia de la semana. Empieza a desvanecerse la fronda antiforalista planteada por un impetuoso Albert Rivera en el anterior ciclo electoral (2015-2016), con el entusiasmo de algunos publicistas de Madrid. Tras conocerse el acuerdo, el economista liberal Luis Garicano, cuyas desavenencias con Rivera son cada vez más notorias, declaró que el partido naranja no renuncia a abolir el régimen foral en una futura reforma de la Constitución. Hubo alguna marejada en Pamplona y UPN pidió calma y comprensión a su gente: hay giros de digestión lenta.

Respetar el régimen foral navarro significa hacer lo propio con la foralidad vasca, aunque haya desacuerdo con los métodos de cálculo del cupo y del convenio. Lo importante es el fuero. Ciudadanos ha dado un primer paso, y el Partido Nacionalista Vasco ha tomado nota de ello. Deberían saberlo quienes desde Waterloo y Barcelona sueñan con bloquear la próxima legislatura española.




Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: