Ciudadanos, que en la región se ha lanzado a pedir el cierre de Avalmadrid, o como mínimo, la desvinculación del gobierno regional de la entidad, en el Ayuntamiento evita el conflicto y elude posicionarse. El exdelegado de Economía y Hacienda con el gobierno de Manuela Carmena, Jorge García Castaño, ha instado al gobierno municipal en la comisión del ramo a unirse al accionariado de esta sociedad con participación pública. «No está en nuestro programa electoral», ha respondido elusivo el concejal de Economía, Miguel Ángel Redondo, sobre esa posibilidad, que «habría que analizar y estudiar con detalle». Fuentes de su equipo han aclarado después que «actualmente no se tiene intención» de pedir participar en la entidad.

Redondo ha buscado la paz con el PP, su socio de gobierno municipal, que Ignacio Aguado no dudó en reventar en el Ejecutivo regional. El concejal de Ciudadanos ha sido lo más breve posible en su intervención. Preguntado sobre si coincide con él en que Avalmadrid debe cerrar, Redondo ha contestado que «es una pregunta que compete a la comunidad autónoma». «Cualquier crítica a la sociedad de garantía recíproca, ha añadido, es «para debatir en la Asamblea».

El concejal estaba sentado en la sala de comisiones junto a Engracia Hidalgo. La delegada del área de Hacienda y Personal fue responsable de la Consejería de Economía, Empleo y Hacienda —de quien depende el 31,07% de participación pública de Avalmadrid—, entre 2015 y 2019 y el expediente del Banco de España abierto a la entidad incluye operaciones producidas entre 2007 y 2018, es decir, que una parte de estas entran dentro del mandato de Hidalgo.

Como ha recordado García Castaño, en abril el anterior gobierno municipal, a la vista de las «informaciones complicadas» que se publicaban sobre Avalmadrid y que ponían en duda su gestión, decidió solicitar su ingreso en el accionariado como «socio protector». «Le planteamos nuestra preocupación y nuestra predisposición a que el Ayuntamiento ayudara», ha explicado con relación a la solicitud que él mismo envió a Rosario Rey, entonces presidenta de la entidad, como directora general de Economía de la Comunidad.

El Ayuntamiento quería entrar «en el capital y el consejo de administración, con ideas muy claras». Según García Castaño, «exigiendo mayor rigurosidad» en la gestión de unos avales para las Pymes que considera «muy necesarios para la economía madrileña». Para el concejal de Más Madrid, la entidad «parece que ha actuado como un cajero automático cuando se cerró el de Bankia, el del Canal, el de la Gürtel». «Creo que todos estaríamos más tranquilos si hubiese alguien en el consejo de administración que nombrara usted», le ha dicho a Redondo. «Avalmadrid tiene un sitio en la economía de esta ciudad», ha insistido, pero «antes de nada hay que limpiar cualquier sospecha».

Avalmadrid tiene en estos momentos tres frentes abiertos. Primero está el expediente abierto por el Banco de España, que culminará en sanciones. Además del control del regulador, está la comisión de investigación en tramitación en la Asamblea de Madrid. Y por último, Más Madrid ha recurrido a la vía judicial, al presentar el pasado miércoles una denuncia ante la Fiscalía anticorrupción.

Entre las operaciones sobre cuya gestión hay dudas está el aval concedido en 2011 a una empresa participada por el padre de Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad. La entonces diputada recibió el mismo año como donación una vivienda familiar que quedó así fuera del alcance de posibles acreedores. El crédito nunca fue devuelvo completamente.

«Creemos que no hay un planteamiento estratégico sobre Avalmadrid y su importancia en la economía madrileña», ha lamentado García Castaño tras la reunión de la comisión. «Están más bien intentando minimizar daños para Ayuso, sin pensar en la sociedad y la economía madrileña. Y actuando más como dos partidos que como un gobierno», ha añadido.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: