Ciudadanos admite por primera vez que pudo haber irregularidades en sus primarias en Murcia. El partido liberal se ha presentado como acusación particular en la causa que investiga un presunto pucherazo en la elección de Isabel Franco como candidata a los comicios autonómicos de mayo, al considerarse “perjudicado” en su imagen y reputación. La líder de Cs, Inés Arrimadas, ha reivindicado este viernes la colaboración del partido con la justicia y ha explicado que se persona en el caso “por si hubiera habido alguna conducta” que hubiese causado un daño a la formación.

En un escrito al que ha tenido acceso EL PAÍS, Ciudadanos reconoce “presuntas actuaciones delictivas” en sus primarias, pero se presenta como “víctima” de las mismas y niega haber tenido conocimiento o haber dado directrices para la manipulación del proceso. El documento ha sido remitido al juzgado de instrucción número 5 de Cartagena, que investiga los hechos por los presuntos delitos de daños informáticos y usurpación de la identidad.

La causa se abrió el pasado septiembre, después de que la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional entregase un informe en el que aseguraba haber encontrado “irregularidades” en el proceso interno. Según adelantó este diario en octubre, la UDEF comprobó el fraude en una cata de 14 votos telemáticos. Todos ellos fueron emitidos desde IP (direcciones desde las que se conectan los ordenadores a Internet) fijas de fuera de Murcia. Según el informe de un perito presentado por Leonardo Pérez, el candidato que perdió las primarias, el 43% de los votos procedían de otras partes de España.

Ciudadanos argumenta que la manipulación habría sido cometida por una persona física “concreta e identificable” y se presenta como el “máximo interesado” en que se depuren las responsabilidades en el caso. Fuentes de la formación en Murcia aclaran que, si bien “ha habido un posible delito en el proceso”, eso no significa que el escrito suponga el reconocimiento de la existencia de un pucherazo.

Sin embargo, Pérez considera que Ciudadanos está admitiendo el supuesto fraude, al menos implícitamente. “Cuando alguien acusa es que piensa que ha pasado algo”, explica en conversación telefónica. El entonces candidato denunció los hechos en abril, al poner en duda la limpieza de 227 votos. Franco ganó las primarias con 599 sufragios, frente a los 237 conquistados por su rival. La participación (70%) dobló la habitual en los procesos internos del partido.

Pese a todo, Franco también se siente “perjudicada”. La actual vicepresidenta de Murcia, que fue la apuesta de la dirección de Ciudadanos en las primarias, ha anunciado este viernes que se presentará como acusación particular “para esclarecer todo lo sucedido”. Consultada por este periódico, la candidata a las elecciones autonómicas de mayo niega haber intervenido en el supuesto fraude. Franco defiende un sistema de voto presencial en las primarias que Ciudadanos celebrará en marzo para elegir a su próximo presidente nacional, por ser el que, según ella, “ofrece mayores garantías”.

El precedente de Castilla y León

Isabel Franco no es la única vicepresidenta de Ciudadanos afectada por un proceso de primarias bajo sospecha. Francisco Igea, número dos de la Junta de Castilla y León, también sabe lo que es ganar unas primarias dudosas. Pero en su caso pasó justo al revés. Igea fue elegido candidato a las elecciones autonómicas del 26 de mayo después de que la Comisión de Garantías y Valores de Ciudadanos —órgano responsable de velar por el funcionamiento democrático del partido— ordenase recontar los votos del proceso. En un primer momento, la formación había dado como ganadora a Silvia Clemente, fichaje estrella del entonces presidente nacional, Albert Rivera, para los comicios. Pero el resultado no se correspondía con las actas y la investigación interna acabó dando por ganador a Igea.

Ahora Franco se puede ver perjudicada en beneficio de Leonardo Pérez. Sin embargo, el propio candidato derrotado no confía en sus posibilidades: “Yo no soy Igea: el partido no va a dar marcha atrás”, se lamenta. La Comisión de Garantías tendrá que decidir si reabre la investigación sobre las primarias murcianas. En marzo no apreció ninguna irregularidad.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: