Al menos cinco heridos graves y 70 detenidos es el balance de los graves altercados del sábado entre la Policía de Hong Kong y los manifestantes contra el gobierno autónomo. Los manifestantes planean extender este domingo sus protestas hacia el aeropuerto, que ya fue escenario de serios incidentes hace dos semanas.

La compañía de metro (MTR) ha interrumpido el servicio de tren que comunica el centro de Hong Kong con el aeropuerto, a solicitud del gobierno autónomo y de la agencia que gestiona el que es uno de los mayores centros de transporte aéreo del mundo. El motivo, “facilitar los mecanismos de control del acceso al aeropuerto”, ha indicado MTR en un comunicado.

Los manifestantes planeaban colapsar todos los accesos al aeropuerto y habían pedido al público que se dirigiera en masa a esas instalaciones, tras una noche de graves enfrentamientos, en la décimo tercera semana de protestas para exigir la dimisión de la jefa del gobierno autónomo, Carrie Lam; la apertura de una investigación sobre el comportamiento de la policía en la represión de las manifestaciones; la puesta en libertad de los detenidos; la cancelación definitiva de un polémico proyecto de ley de extradición, y la reapertura del proceso de reformas democráticas detenido hace cinco años.

Las protestas comenzaron el sábado de manera pacífica, pese a un alto nivel de tensión después de que el viernes fueran detenidos nueve prominentes activistas y políticos de oposición. Pero al caer la noche adquirieron un carácter violento, en enfrentamientos en los que los manifestantes arrojaron cócteles Molotov e incendiaron barricadas. La Policía respondió con gases lacrimógenos, cañones de agua teñida de azul para identificar a los participantes en las protestas, e incluso con un disparo al aire de advertencia. Una carga policial en la estación de metro de Prince Edward, de la que una serie de vídeos ha circulado ampliamente en Hong Kong, dejó varios heridos.
Según los servicios sanitarios, 31 personas necesitaron asistencia médica en las protestas, de las que cinco permanecen en estado grave. La Policía ha indicado que practicó en torno setenta detenciones. Desde el comienzo de las protestas, más de 900 personas han quedado arrestadas por su participación en los incidentes.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: