Internacional

Cierre de la playa de Boracay en Filipinas

cierre playa boracay

A unos 300 kilómetros al sur de Manila, capital de Filipinas, se encuentra la isla de Boracay, uno de los destinos turísticos más emblemáticos de este país, el cual recibe alrededor de dos millones de visitantes anualmente, atraídos por su belleza paradisíaca.

Esta pequeña isla de 3000 hectáreas se encuentra ubicada entre las 25 mejores playas del mundo, por su blanca arena, hermoso mar azul, fondos marino espectaculares, fantásticos paisajes, y sus grandes y lujosos hoteles y resorts, que te brindan la tan anhelada tranquilidad y seguridad que buscas como turista.

Es el sitio perfecto para veranear, planear alguna escapada romántica, hacer deportes acuáticos como trekking, piragüismo, buceo y surfing y mucho más. Sin duda alguna, es uno de los sitios turísticos que rinde más dividendos a la nación.

¿Por qué se cierran sus puertas?

Para asombro de todos, este 26 de abril, el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, tomó la radical decisión de clausurar o cerrar temporalmente estas playas por un lapso de seis meses. La razón: Los serios problemas ambientales que ha venido presentando en los últimos años.

El Departamento de Recursos Naturales, Turismo e Interior había recomendado hacía meses atrás al mandatario que debía cerrarse preventivamente la isla por fases o por un periodo de dos meses, para avocarse a trabajar en las mejoras del sistema de alcantarillado actual y la construcción de uno nuevo para evitar el colapso sanitario de las playas. Desde entonces, la discusión sobre un cierre temporal ha estado en el tapete y ha sido objeto de grandes desacuerdos entre los empresarios turísticos, la población lugareña, los medios de comunicación y el Estado.

Duterte, desde comienzos de año había hecho frecuentes referencias al tema en sus alocuciones, e incluso llegó a expresar duramente que Boracay se había convertido en “una cloaca”, debido al alto nivel de contaminación que existía en el lugar, por lo que la decisión no es algo que tome por sorpresa a los distintos sectores del país que conocen su impulsivo y férreo carácter, aunque ciertamente no deja de causar perplejidad a nivel internacional por las implicaciones que esto representa para el turismo nacional.

Aunque el saneamiento del lugar es una acción necesario, esta decisión ha traído descontento entre los pobladores, quienes tras el anuncio del presidente Duterte, han levantado su voz en protesta, tomando las calles con la intención de provocar la derogación de este decreto,  pues consideran que afecta de manera directa a sus 35000 habitantes, cuya principal fuente de ingresos proviene de la actividad turística de Boracay.

Así mismo, los dueños de las importantes cadenas hoteleras y resorts, prestadores de servicios, comerciantes y empresarios del sector turismo, se han unido al sentir de los pobladores, demostrando su descontento, ante lo que piensan ha sido una radical y torpe decisión, con grandes repercusiones económicas para la nación y pérdidas irreparables para el sector. A juicio de estos voceros, existían otras alternativas más razonables para solventar la situación, con un impacto mucho menos negativo que el que se experimenta actualmente.

Se estima que las millonarias pérdidas económicas que ha generado este cierre rondan en principio los 1.000 millones de dólares, lo cual representa un gran impacto económico para los empresarios y trabajadores de la isla.

Como medida de compensación, el presidente aseguró que declarará el “estado de desastre”, para ayudar económicamente a las poblaciones afectadas por este cierre. Recalcando que primeramente “es necesario salvar la isla”.

Si bien puede considerarse una acción muy radical, esta es una medida correctiva y oportuna que puede servir de ejemplo para otros países con importantes zonas turísticas, que actualmente se encuentran afectadas por la contaminación, y han perdido el brillo y esplendor de años pasados. También es una oportunidad de crear conciencia entre los empresarios hoteleros, pobladores, visitantes y todos aquellos que se benefician directa o indirectamente de la actividad turística local, quienes han sido responsables en buena medida del deterioro de la misma.

 

El plan de saneamiento optimizará las playas

El plan de saneamiento propuesto por el presidente incluye el cierre temporal de estos espacios, para evitar que las empresas y grandes cadenas hoteleras arrojen sus aguas residuales directamente al mar, previniendo así la contaminación directa; también se estipula las mejoras del sistema de alcantarillado actual, que ya ha comenzado a colapsar y la construcción de un segundo sistema de alcantarillado, que permita la reubicación de las aguas residuales para que no desemboquen el balneario; ensanchar la avenida principal para agilizar el traslado de turistas y evitar los continuos embotellamientos; y demoler los establecimientos ilegales que, además de ofrecer una vista desagradable a los turistas, son focos para la evasión de impuestos.

Aunque la mejor isla del mundo, estará cerrada temporalmente, muy pronto podremos apreciar nuevamente su belleza, y gozar de aguas más blancas y parajes más limpios. Así que no dejes de colocarla en tu itinerario de viaje.

Comentar

Click here to post a comment