Una novedosa manera de editar el genoma con la tecnología Crispr ha permitido corregir el defecto de las células madre de la sangre de pacientes con anemia de Fanconi, una enfermedad rara de origen genético caracterizada por fallo de la médula ósea y predisposición al cáncer que se manifiesta en la mayor parte de los pacientes por la deficiente producción de células sanguíneas a edades muy tempranas.

Aunque el estudio está aún en fase preclínica, demuestra por primera vez que la generación controlada de mutaciones mediante la tecnología Crispr/Cas9 puede corregir de forma eficaz las mutaciones originales responsables de esta enfermedad. Además, las células editadas muestran un mayor crecimiento que aquellas enfermas, lo que permite la progresiva sustitución de estas últimas.

La investigación, que se propone como una estrategia de tratamiento tanto para la anemia de Fanconi como para otras patologías que afectan a las células madre de la sangre por su simplicidad y gran eficacia, ha sido realizada por investigadores del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat), el Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Raras (CiberER) y el Instituto de Investigación Sanitaria de la Fundación Jiménez Díaz (IIS-FJD) dirigidos por Paula Río, de la División de Terapias Innovadoras que coordina Juan Bueren. El primer firmante del trabajo, publicado en “Cell Stem Cell”, es Francisco José Román-Rodríguez.

Además, va un paso más allá en la corrección de las células madre sanguíneas de pacientes con anemia de Fanconi, ya que ha conseguido en modelos preclínicos hacerlo directamente sobre el propio gen mutado mediante la modificación dirigida del genoma de estas células (edición génica) utilizando el sistema conocido como Crispr/Cas9.

Esta tecnología permite generar de forma altamente precisa cortes en regiones específicas del ADN. En el caso de las células madre de la sangre, los cortes son reparados principalmente mediante un mecanismo no preciso (reparación NHEJ) que con frecuencia introduce cambios en la secuencia, lo cual generalmente produce efectos indeseables en las células.

Paradójicamente, en este trabajo se demuestra que la generación de nuevas mutaciones dirigidas en células madre de pacientes con anemia de Fanconi constituye un procedimiento extraordinariamente sencillo que puede compensar de manera eficaz las mutaciones iniciales responsables de la enfermedad de estas células. Con ello se restauran las propiedades que caracterizan a una célula madre sana, tal como son su elevada capacidad de división y su capacidad para reparar lesiones producidas por compuestos que dañan el ADN.

Extraordinariamente sencillo

“La simplicidad y elevada eficacia de esta aproximación de edición génica sugiere que podría utilizarse como estrategia para corregir no sólo la anemia de Fanconi sino también otras enfermedades monogénicas que afectan a las células madre de la sangre”, subrayan Francisco José Román y Paula Río.

El trasplante de células madre sanguíneas de un donante sano constituye, en la actualidad, la terapia de elección para estos pacientes.

Aunque este tratamiento ha mejorado sustancialmente en los últimos años, no todos los afectados disponen de un donante adecuado. Por otra parte, no está exento de reacciones de rechazo y de otro tipo de riesgos a más largo plazo.




Fuente: La Razón

A %d blogueros les gusta esto: