El capitán de un carguero ruso ha sido detenido por las autoridades de Corea del Sur después de que estrellara su embarcación contra un puente en Busan. Según informa el Korea Times, la Guardia Costera de Corea arrestó al hombre porque, al parecer, se puso al timón bajo los efectos del alcohol.

La colisión afectó a la cubierta del barco y originó un agujero de cinco metros de diámetro en la estructura del puente. Antes de que el carguero se estrellara contra el viaducto, ya había colisionado contra un yate.









Las imágenes del suceso muestran cómo los vehículos que circulan por la carretera que cruza el puente disminuyen la velocidad a medida que la gigantesca embarcación se aproxima a la estructura. En el impacto, una de las grúas del barco que se emplean para mover los contenedores fue derribada y un hombre que se encontraba en la cubierta, a escasos metros de la grúa dañada, salió corriendo para ponerse a salvo. No se registraron heridos.


El capitán podría enfrentarse a una pena de hasta tres años de prisión y una sanción de unos 23.000 euros

Después del choque, el carguero zarpó de nuevo en dirección mar abierto, pero una patrulla costera lo detuvo. El capitán de la embarcación fue sometido a una prueba de alcoholemia que le detectó un nivel de alcohol en sangre de 0,086%.

El hombre fue arrestado y, según la ley de Corea del Sur, podría enfrentarse a una pena de hasta tres años de prisión y una sanción de unos 23.000 euros.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: