Manifestantes intentan tapar una bomba de gas lacrimógeno lanzado por la policía durante la protesta del 28 de julio en Hong Kong. En vídeo, crónica de las protestas. AFP | ATLAS

China reclamó este lunes al Ejecutivo de Hong Kong que sancione a los autores de la violencia en las manifestaciones y que restablezca «el orden rápidamente», tras un nuevo fin de semana de protestas en la antigua colonia británica, en las que la policía respondió con gases lacrimógenos.

Durante una rueda de prensa en Pekín, una responsable de la Oficina de Negocios de Hong Kong y de Macao, el órgano chino encargado de las relaciones con la metrópolis del sur del país, estimó que las manifestaciones de los últimos meses han «comprometido gravemente» la prosperidad y la estabilidad de la ciudad. La última oleada de protestas se debe a la intención del Ejecutivo hongkonés de Carrie Lam de aprobar una ley, de momento retirada, que permitía por primera vez extraditar a sospechosos a  China. Esta es la primera vez tras dos meses de masivas manifestaciones que la oficina de enlace de Pekín reacciona a las protestas.

«Creemos que por ahora, la tarea prioritaria de Hong Kong es sancionar los actos violentos e ilegales conforme a la ley, restablecer el orden rápidamente y mantener un ambiente propicio para los negocios», declaró una de las portavoces de esta oficina, Xu Luying.

El domingo por la noche, manifestantes prodemocracia se enfrentaron por segundo día consecutivo a la policía de Hong Kong, lo que dio lugar a las escenas más violentas observadas hasta ahora en el territorio. Estos enfrentamientos se produjeron cerca de la Oficina de Enlace china, que representa la autoridad de Pekín en la región semiautónoma.

El Gobierno chino ha admitido «deficiencias» en la actuación del Ejecutivo de Carrie Lam en Hong Kong, ante las protestas multitudinarias contra la ley de extradición a la China continental, asegurando que a partir de ahora será mas «inclusivo», si bien ha insistido en que los países occidentales están intentando usar Hong Kong para «socavar» al gigante asiático.

«Muchos hongkoneses no están familiarizados con el sistema legal de China, por eso muchos han expresado preocupación» por la ley de extradición, ha sostenido Yang Guang, otro portavoz de la oficina de enlace, asegurando que el Gobierno en Pekín «respeta» las manifestaciones en el territorio, según informa el diario local The South China Morning Post.

El portavoz gubernamental ha emplazado al Ejecutivo de Lam a «encontrar la forma de impulsar el desarrollo económico y dar respuesta a las preocupaciones de los jóvenes hongkoneses por la calidad de vida y las perspectivas de futuro». No obstante, ha reiterado el apoyo de Pekín a Lam y ha insistido en denunciar la violencia impulsada por los «manifestantes radicales». También ha lanzado un mensaje al exterior, advirtiendo en contra de «usar Hong Kong como plataforma para socavar China», apuntando a «alguna gente irresponsable de países occidentales que han hecho declaraciones irresponsables».

La policía anunció este lunes por la mañana en un comunicado que 49 «manifestantes radicales» fueron detenidos por diversas infracciones la víspera y afirmó que los manifestantes eran «cada vez más violentos».




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: