El viceministro chino de Asuntos Exteriores, Zheng Zeguang, ha convocado al embajador estadounidense en Pekín, Terry Branstad, para protestar por la aprobación parlamentaria de la «Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong», que daría poder a Washington para sancionar a funcionarios chinos.

Según un comunicado publicado hoy en la página web del Ministerio, Zheng exigió a Estados Unidos que «corrija inmediatamente sus errores» y que «deje de interferir en los asuntos de Hong Kong», que China considera «puramente internos», por lo que rechaza la injerencia extranjera en las cuestiones relativas a esa ciudad autónoma, donde se han registrado protestas continuas desde junio.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: