De Anfield al Signal Iduna Park, el fin y principio del Barcelona en la Liga de Campeones. El conjunto de Ernesto Valverde comienza la Champions como la terminó, en un estadio con mística. “¿Si tuviese que elegir algo del Dortmund?”, dijo el técnico azulgrana; “me quedo con la química que se genera en este estadio. Eso lo impulsa mucho”. Ter Stegen conoce bien el campo. “Es un estadio espectacular, con una afición que está loca por el club. A los que no conocen este campo, mañana se les va a poner la piel de gallina”, sumó el portero del Barcelona.

El recuerdo de la Champions es estruendoso para el Barça, después de desperdiciar una ventaja de tres goles ante el Liverpool en las semifinales. Un déjà vu para los azulgrana, que ya habían sucumbido ante la Roma, tras perder también una diferencia de tres tantos a favor en la campaña 2017-2018, en aquella oportunidad en cuartos. La trayectoria de Valverde con el Barcelona en la Champions tiene un saldo de 22 partidos: 14 victorias, seis empates y dos derrotas. “En esta competición un mal día te deja fuera. El año pasado no sé si ganamos siete u ocho partidos, empatamos tres o cuatro y perdimos uno. Los dos equipos que llegaron a la final perdieron más partidos que nosotros. En la Champions no te puedes descuidar ni 10 minutos”, subrayó Valverde. “La temporada pasada fallamos en el momento clave. Y, cuando eso pasó, todos queríamos que se terminase”, sumó Ter Stegen; “teníamos la ilusión de ganar esta copa”.

La misma ilusión que comienza este martes en Dortmund. “El fútbol siempre te da otra oportunidad. Siempre intentas dar un paso adelante cuando te ha pasado lo que te ha pasado”, sostuvo Valverde. “No sentimos más presión. Siempre es nuestro objetivo aspirar a ganar todos los títulos”, intervino Ter Stegen.

El Barça llegó a Dortmund con 22 jugadores, entre ellos Lionel Messi, que recibió el alta médica este lunes por la mañana después de completar su segundo entrenamiento con sus compañeros. “Es posible que juegue. Se está poniendo fuerte para la temporada”, aseguró el meta alemán. “Decidiremos mañana”, aseguró Valverde, sobre la presencia de Messi, que estuvo seis semanas de baja por una lesión en el sóleo de la pierna derecha. “Hace una semana no lo teníamos muy claro, pero los últimos entrenamientos los ha completado bien. Se ha quitado un poco de la cabeza los pequeños dolores y puede entrenar sin pensar. Ha tenido una gran evolución y vamos a esperar”, concluyó el técnico azulgrana.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: