El atletismo no estaba entre las prioridades de Chakib Lachgar cuando, sin cumplir aún los 18, partió de Marruecos aferrado a los bajos de un camión con la ilusión de llegar a Europa para trabajar. Ahora, once años después, aquel joven saborea las mieles del triunfo tras ganar la Behobia-San Sebastián el pasado domingo.

Una victoria que Chakib gestiona con modestia y los pies en el suelo, tras las «muchas lecciones» aprendidas en sus casi 30 años y un extenso periplo vital a sus espaldas que le trajo a España desde su Marruecos natal, para pasar a Alemania después y a Bélgica más tarde, hasta que, como recuerda en una entrevista concedida a EFE, finalmente decidió establecerse de nuevo en nuestro país.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: