El presidente de Ceuta, Juan Jesús Vivas (PP), ha recolocado en la estructura de su Gobierno a seis de los siete exviceconsejeros que tuvieron que ser cesados tras una sentencia del Tribunal Supremo del pasado noviembre que concluía que no pueden ocupar ese puesto quienes no sean también diputados electos. Tras sacarlos de sus puestos, el Consejo de Gobierno de la Ciudad Autónoma aprobó la creación de dos Direcciones Generales y cuatro puestos de «asesores delegados» para reubicar en la Administración a los afectados.

Según detalló el pasado viernes el portavoz del Gobierno, Alberto Gaitán, el objetivo de estos nombramientos es que la «estructura» del Ejecutivo local no quede «debilitada» por la pérdida de siete miembros. De esta forma, Alfonso Conejo y Alejandro Ramírez serán nombrados directores generales de Medio Ambiente y de Economía, Comercio y Turismo, respectivamente. El resto de los recolocados (José Luis Fernández Medina, Adela Nieto, Benjamín Álvarez y Mina Mohamed) se integrarán en la plantilla de la ciudad como personal eventual. María del Mar Sánchez, exviceconsejera de Presidencia, es la única de los cesados que no volverá a la Administración.

Ayuntamientos

La sentencia del Supremo no solo afectó a Ceuta, sino también a Melilla. De hecho, el fallo reabre el debate sobre la naturaleza administrativa de las Corporaciones que dirigen ambas ciudades. Sus Estatutos establecen que el presidente es libre para nombrar a su Gobiernos, pero la doctrina del Tribunal Constitucional fijó que, en las corporaciones locales, esos cargos deben ser concejales electos. Según el Supremo, ambas ciudades comparten con los municipios el carácter de «la proximidad del gobierno local y la propia unidad de la entidad territorial», y eso hace que el nombramiento de cargos deba regirse por las normas que afectan a los Ayuntamientos, no a las comunidades.

La decisión de Vivas de recolocar a sus cesados ha generado críticas en Ceuta de la oposición. El PSOE considera que esa medida «es una burla a la sentencia». Según el secretario general de los socialistas ceutíes, Manuel Hernández, la creación de una nueva dirección general y cuatro puestos de asesores delegados «es una exageración, un récord histórico en la institución y un despilfarro de los recursos».




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: