Portada

Cerco a la violencia sexual


Los espacios de ocio son los lugares donde se registran más casos de violencia sexual. Los datos corresponden a la encuesta sobre violencia machista realizada por el Govern de la Generalitat, y con esta radiografía el Ejecutivo catalán se ha puesto manos a la obra para prevenir y erradicar este tipo de agresiones en sus primeras expresiones, aquellas que no están tipificadas en el Código Penal. Para ello, los consellers Elsa Artadi y Miquel Buch, de Presidència e Interior, presentaron ayer un protocolo para combatir por la vía administrativa estas violencias sexuales.

Según se recoge en el documento del Govern, serán consideradas infracciones administrativas el exhibicionismo obsceno ante personas adultas (en menores ya está tipificado en el Código Penal), la masturbación en espacios públicos o abiertos ante personas adultas (también tipificado en menores), la injuria sexual, el seguimiento puntual y obsceno de una persona o un grupo de personas, hacer fotos de las partes íntimas de una persona, el acorralamiento con finalidad sexual y otras conductas que impliquen vejación sexual. Al no tener competencias sobre el Código Penal, el Ejecutivo catalán pasa a la acción en el ámbito administrativo, donde, según señaló la consellera Elsa Artadi, se han de cortar las agresiones para que después no vayan a más. Lo expresó de forma clara. “Cuando a una mujer le tocan el culo o el pecho hay que frenar al agresor, porque después puede haber situaciones más graves”. El protocolo pone así el acento en la prevención en unos contextos en los que sobre todo acude la gente joven y busca, según señaló la consellera, poner al agresor delante de lo que está haciendo.





Junto a Artadi, presentó el protocolo el conseller de Interior, Miquel Buch, quien señaló que el objetivo en un plazo medio es dar formación a 13.000 personas para actuar contra este tipo de violencias machistas. El acoso sexual constitutivo de una infracción administrativa, según recuerda el documento, podrá ser sancionado en Catalunya con una multa de 1.001 a 10.000 euros. El Govern, mediante la ley de Acompañamiento de los Presupuestos de la Generalitat, subirá así la cuantía que pagar, pasando del máximo actual de los 600 euros a los 10.000, por lo que, obviamente, se requiere que se aprueben las cuentas catalanas.


“Cuando a una mujer le tocan el culo o el pecho hay que frenar al agresor”, dice la consellera Artadi

Hablar de lugares de ocio es hacerlo de discotecas, bares, conciertos, fiestas mayores o verbenas tanto si son organizadas por entidades privadas como públicas. La adhesión al protocolo es de carácter voluntario, pero desde el Departament d’Interior se indica que en el grupo de trabajo han participado activamente los representantes de los locales de ocio, por lo que se entiende que un grueso importante de los locales se sumarán a la iniciativa. Los ayuntamientos también podrán rubricar y poner en práctica las medidas del acuerdo.





Estos espacios tendrán un distintivo que explicitará que están adheridos al protocolo, y se indicará el punto concreto al que se pueden dirigir las personas que se sientan agredidas. También se deberán analizar las zonas de riesgo (mala visibilidad, poca iluminación, etcétera) de los locales. Se solicita que cada sala tenga una persona responsable de atención a las personas afectadas y un espacio reservado para atenderlas. Asimismo, se definirán espacios de seguridad cerca de las barras o de la cabina del disc-jockey para garantizar, si hace falta, la separación entre el presunto agresor y la víctima.

Las líneas de actuación abarcan tanto las formas de actuar ante actos constitutivos de delito como para las posibles infracciones administrativas. Una de las principales novedades es que el protocolo da criterios operativos para que los profesionales de la seguridad puedan actuar ante conductas de acoso sexual no previstas en el Código Penal. Se indica que los profesionales de seguridad de los locales tendrán que realizar la denuncia, y si no se cuenta con este servicio, se deberá llamar a la Policia de ­Catalunya.

Además de lo que se recoge en este documento, en cuya elaboración han participado también los Mossos, las policías locales, entidades municipales, el Institut Català de les Dones y, entre otros, las asociaciones y federaciones de empresarios del sector del ocio y de la seguridad privada, el objetivo es crear una conciencia social para evitar este tipo de violencias machistas enquistadas en el sistema y que requieren un cambio de mentalidad. Una violencia, la que no esta tipificada en el Código Penal, muchas veces “normalizada” socialmente, según denunció el conseller Buch.





“Las mujeres –subrayó Artadi– también tenemos derecho a divertirnos”. Y es que, al margen de los datos que recogen las encuestas, la realidad es que el 80% de las violencias sexuales no se denuncian por vergüenza o por desprotección en una sociedad donde, según la consellera de Presidència, no hay espacios seguros para las mujeres. Por ello es importante para el Govern que se extienda la idea de que estas actitudes no van a quedar impunes, una idea recogida en el lema “No en passem ni una més”.








Fuente: LA Vanguardia

Comentar

Click here to post a comment