Centenares de personas han secundado la convocatoria de «Pícnic per la República» y han arrojado bolsas de basura, en su mayoría rellenas de papel, en el perímetro de seguridad de la sede en Barcelona de Delegación del Gobierno para simular que este edificio es un «vertedero».

Con un perímetro de seguridad que blinda la isla del Eixample en la que se encuentra la Delegación del Gobierno, los independentistas, siguiendo las indicaciones recibidas desde las redes sociales por parte de «Pícnic per la República», se han concentrado a la altura del cruce entre las calles Mallorca y Bruc, buscando la presencia de un cordón policial.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: