Catalunya cumplió el año pasado por primera vez en un mismo ejercicio con los tres objetivos de estabilidad presupuestaria que fija la ley: déficit (0,44% del PIB), deuda (34% del PIB) y regla del gasto (incremento del 1,6%). De esta manera, el Govern se aligera de ciertas obligaciones de información y burocráticas con el Estado como la obligación de elaborar un plan económico y financiero anual. Es además un paso más para conseguir que la Generalitat pueda volver a financiarse en los mercados de deuda en el futuro.


Vicepresident

“Hemos gestionado con responsabilidad las finanzas públicas y ahora lo que toca es poder gestionarlas con toda la libertad”






Los buenos resultados conseguidos por la Generalitat en el 2018 se produjeron en un contexto de presupuesto prorrogado, lo que implica que en teoría se congelaron los gastos. El vicepresidente y conseller d’Economia, Pere Aragonès, aprovechó ayer las cifras para reclamar al Gobierno central que levante la supervisión económica y financiera : “hemos gestionado con responsabilidad las finanzas públicas y ahora lo que toca es poder gestionarlas con toda la libertad”.


Diferencias

El Estado central incumplió el límite de déficit y la regla del gasto

Los datos provienen de un informe publicado por el ministerio de Hacienda en el que se comprueba como el conjunto del Estado no cumplió con sus propios objetivos de estabilidad salvo en deuda que si que quedaron por debajo del límite fijado.En este sentido, Aragonès declaró que “hemos demostrado que no sólo gestionamos bien, sino mejor que ellos, porque cumplimos los objetivos injustos que ellos nos marcan. No tienen ningún tipo de excusa para mantener una supervisión específica para Catalunya”.


Datos en Catalunya

El déficit fue del 0,44% y la deuda quedó en el 34% del PIB

Los datos publicados por el ministerio de Hacienda muestran que el déficit fue equivalente al 0,44% del PIB, lo que tras el redondeo queda en el 0,4%. Ese era precisamente el objetivo marcado por ley para el año pasado. En cuanto a la deuda, el objetivo era el 34,1% del PIB y, en cambio, la cifra final fue del 34%. Por últimos, la regla del gasto limita el crecimiento al 2,4%. El alza fue del 1,6%, con lo que también se cumplió.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: