El Departamento de Salud de la Generalitat ha iniciado este miércoles en Ripollet (Barcelona) una campaña en el Vallès Occidental para realizar puerta a puerta pruebas PCR a los vecinos de los entornos donde se han detectado mayores repuntes de la COVID-19.

La acción ha arrancado en el barrio de El Pont Vell de Ripolelt, donde durante toda la jornada de hoy se llevarán a cabo pruebas PCR puerta a puerta en edificios y comunidades donde se ha registrado un mayor crecimiento del número de casos.

El dispositivo está dirigido a ciudadanos asintomáticos, sobre todo población joven, que son los más activos socialmente, según ha destacado la directora ejecutiva del Vallès Occidental Este del CatSalut, Núria Serra.

«Creemos que teníamos que ser proactivos en los casos positivos asintomáticos, que como no tienen clínica siguen haciendo vida social, con encuentros con amigos y familiares», ha destacado Serra.

El objetivo, ha explicado, es actuar con la mayor antelación posible en la Región Sanitaria Metropolitana Norte, donde «se está haciendo una buena contención», y evitar así «medidas más rigurosas, como un confinamiento total de la población».

De este modo, se busca encontrar personas asintomáticas haciendo «un cribaje comunitario en edificios donde se han detectado casos, y además con una área de salud móvil», ha añadido Núria Prat, directora de Atención Primaria de la Región Sanitaria Metropolitana Norte.

Las responsables del CatSalut han incidido en que esta no es una prueba piloto, sino una medida dentro del plan de contención comunitaria, donde se persigue contener la cadena y bajar el número de contagios a través también del rastreo que se lleva a cabo desde los CAP (Centro de Atención Primaria) y CUAP (Centro de Urgencia de Atención Primaria) del territorio.

Así, la acción se dirige a población principalmente de entre 15 y 45 años, que también a partir de este jueves se podrán dirigir a la carpa que se instalará en el parque adyacente al CAP Cerdanyola-Ripollet.

Dos instalaciones parecidas se ubicarán también a partir de mañana en la plaza Picasso y la plaza de Les Termes, ambas en el sur de Sabadell, donde se ha detectado un incremento de casos no localizados en un emplazamiento único.

«En Sabadell no tenemos la miniconcentración de casos, sino un aumento de la incidencia, existe una diáspora, y si después se acaban geolocalizando podríamos llegar al caso índice”, añade Prat.

En Ripollet, la carpa estará instalada hasta el sábado, con la previsión de llevar a cabo unos 1.500 test PCR, en Sabadell también estará operativa hasta el sábado, con una previsión de 3.000 test, y en Terrassa se instalará de viernes a domingo, con otras 3.000 pruebas previstas.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: