La atleta sudafricana Caster Semenya se reivindicó con una victoria brillante en la primera prueba de la Diamond League, que se ha abierto en Doha (Qatar). Dos días después de que el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) fallara en su contra y le obligara a bajar próximamente sus niveles de testosterona Semenya se impuso en una carrera de 800 metros que siempre dominó y en la que firmó un tiempo excelente de 1m54s99.

Un crono mejor que cuando venció en el Mundial de Londres del 2017 y mejor que el que le sirvió para colgarse la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016.






La ochocentista firmó un gran crono de 1m54s99 y dominó la carrera siempre

Cuando fue presentada por megafonía Semenya levantó el puño derecho y al final alzó el dedo pulgar y se tocó el nombre en el dorsal. A partir del 8 de mayo la sudafricana ha de medicarse y reducir sus niveles de testosterona si quiere seguir compitiendo en categoría femenina en las pruebas que van desde los 400 metros hasta los 1.500. En caso contrario no podría participar con los mujeres.

Semenya se inscribió por sorpresa en Doha y puede haber sido su último 800 femenino en mucho tiempo. Al menos hasta la entrada en vigor de las normas que le perjudican. Ella ha manifestado su deseo de seguir luchando y su patrocinador principal ha anunciado que le mantiene el apoyo económico.




Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: