Jorge Ignacio Palma, detenido por la desaparición de Marta Calvo, en una imagen tomada a principios de diciembre. En vídeo, imágenes de la búsqueda del cuerpo de Calvo este jueves. Foto: Mónica Torres Vídeo: ATLAS

Las fuerzas de seguridad investigan la posible relación del autor confeso de la desaparición de Marta Calvo, Jorge Ignacio Palma, con la muerte de una mujer de nacionalidad colombiana que ejercía la prostitución el pasado mes de junio en Valencia, en circunstancias similares a las de la prostituta brasileña fallecida en abril, ambas con restos de cocaína en la vagina. Los agentes están investigando si el último cliente de esa mujer fue el detenido. Con esta, ya serían tres las víctimas mortales de Palma. Además, el delegado de Gobierno en la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, ha anunciado que la investigación se ha extendido a otras provincias valencianas y a otras comunidades autónomas ante la posibilidad de que haya otros casos con un modus operandi similar, ya que podrían estar vinculados con el detenido.

Fuentes de la Delegación de Gobierno han explicado que se trata del protocolo habitual cuando se investigan desapariciones y han instado a no crear alarmismo. Fulgencio ha informado de que se va a revisar el caso de la joven de 19 años desaparecida en la localidad valenciana de Carcaixent días después de la desaparición de Calvo, localidad en la que Palma se entregó a la Guardia Civil, caso que en un primer momento se consideró como desaparición voluntaria.

En todos los casos existen precedentes de consumo de drogas, una posible muerte por sobredosis y sexo, por lo que se está tratando de determinar la relación de estos casos, han confirmado a El PÁIS fuentes policiales. La autopsia de la mujer brasileña fallecida en abril halló cocaína en su vagina, una forma de consumir droga que aumenta el riesgo de sobredosis. El colombiano de 38 años se marchó rápidamente del prostíbulo cuando la mujer empezó a tener convulsiones, según captó una cámara. Murió días después en un hospital y su cuerpo fue repatriado, según fuentes cercanas de la investigación. Palma no fue imputado porque la autopsia concluyó que la causa de la muerte fue un ataque de epilepsia, tal vez motivado por sobredosis de cocaína. Según avanza este jueves el diario Levante-EMV, la Policía Nacional investiga ahora las posibles relaciones de estos hechos con el fallecimiento de una tercera mujer el pasado mes de junio en unas circunstancias muy similares.

 Preso en Italia cuando fue arrestado en 2008 con nueve kilos de cocaína de gran pureza y con otra detención en Pamplona en 2017 por tráfico de droga, Palma aseguró en su confesión ante la Guardia Civil del pasado miércoles que Marta Calvo había muerto de manera accidental tras consumir droga con él y mantener relaciones sexuales. Más tarde, ya en presencia de su abogado, añadió que después de celebrar la fiesta de su cumpleaños con la desaparecida se durmió y cuando se despertó encontró a Marta fallecida a su lado. Se asustó por sus precedentes y decidió descuartizar el cuerpo para hacerlo desaparecer en diversos contenedores de Manuel, donde mantuvo el encuentro con Marta, y de otros pueblos. Una versión que los investigadores no se llegan a creer. El acusado basa su defensa en limitar la acusación contra él por profonación, el descuartizamiento, por falta de pruebas y por la desaparición del cuerpo.

Búsqueda del cuerpo de Marta Calvo en el vertedero de Dos Aguas. Kai Försterling EFE

Rastreo de un vertedero en busca del cuerpo de Marta Calvo

Mientras continúa la investigación, alrededor de 30 guardias civiles, además del personal de la Entidad Metropolitana de Tratamiento de Residuos, trabajan junto a perros adiestrados desde primera hora de la mañana de este jueves en la búsqueda del cuerpo de Marta Calvo en el vertedero del municipio valenciano de Dos Aguas. Estas pesquisas policiales tienen su origen en la citada confesión por la desaparición de esta joven de 25 años. Fuentes de la investigación han explicado que, además de este registro en Dos Aguas, cerca de 150 agentes de la Guardia Civil y la Unidad Militar de Emergencias (UME) continúan rastreando el término municipal de Manuel (donde residía el detenido y se perdió la pista a la joven) y sus alrededores.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: