Ocho meses después, Carolina Marín volverá a disputar una final. La última, a finales de enero en Indonesia, terminó antes de tiempo y con una grave lesión. La onubense de 26 años se rompió el cruzado de la rodilla derecha y dijo adiós, entre otras cosas, al Mundial. Después de una larga recuperación, reapareció en Vietnam hace diez días y fue eliminada en primera ronda. Este sábado por la mañana, se ha deshecho en semifinales de la japonesa Soyaka Takahashi (20-22, 21-13 y 21-18, en 72 minutos) y este domingo se medirá a Tzu Ying Tai.

«Estoy muy contenta, aunque el partido ha sido bastante sufrido. No han salido las cosas tácticamente como me hubiera gustado. A veces me he ido un poco del plan de juego, pero lo importante es que, aun teniendo días malos, hemos conseguido ganar», declaró después de las semifinales.

La campeona olímpica está convencida de que el partido de este domingo contra la taiwanesa Tzu Ying Tai será complicado. «Ella ha sido número uno mundial durante mucho tiempo. Pero tengo muchas ganas de afrontar una nueva final después de tanto tiempo y estoy muy contenta porque la rodilla está muy bien». añadió.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: