Manuela Carmena descarta concurrir a las elecciones generales como cabeza de lista de Más Madrid. «No, no, de ninguna manera», contesta rotunda la exalcaldesa de Madrid a este diario, después de que en los últimos días un sector del partido instrumental madrileño haya apostado por su candidatura como la mejor baza para dar el paso a la escena nacional y presentarse a los comicios, que salvo sorpresa de último minuto, se celebrarán el próximo 10 de noviembre. Íñigo Errejón, la segunda figura con capacidad de presentarse a la cita electoral, está volcado en la política madrileña y por ahora no tiene previsto saltar a la nacional, según insisten fuentes de su entorno. La presión interna para que Más Madrid busque representación en el Congreso va, sin embargo, en aumento. 

«Hay etapas en la vida en la que uno tiene determinados proyectos», reflexiona Carmena. En los que ella está volcada, ahora «como ciudadana», son la creación de una fundación, el libro que tiene previsto publicar esta Navidad, y la ONG a la que ha retornado, Cosiendo el paro.

La exalcaldesa y exjueza reconoce que hay un sector de Más Madrid y amigos cercanos que tratan de convencerla para que lidere una hipotética lista para el Congreso por la circunscripción de Madrid. Algunos son los mismos que consiguieron que, pese a su reticencia inicial, acabase repitiendo candidatura en las municipales del pasado mayo para intentar revalidar su mandato. Esta vez, asegura Carmena, no cambiará de opinión. «Son dos momentos diferentes en la vida», dice.

“Íñigo Errejón está centrado en construir un partido en la Comunidad de Madrid”, insisten fuentes de su entorno una y otra vez. El propio dirigente madrileño, ex número dos de Podemos, reitera su intención de comenzar un proyecto nuevo regional pese a que la posibilidad de que dé el salto a la política nacional y trastoque el escenario electoral se haya convertido en un tema recurrente en el escenario político actual. “Cada día nos despertamos con una especulación nueva”, dice una persona de su equipo. El entorno más próximo a Errejón reconoce que durante estos meses han sido conscientes de haberse convertido en armamento pesado en la contienda, pero, aseguran las fuentes consultadas, nunca han participado de este entramado bélico.

En los últimos días, compañeros de Más Madrid en el Ayuntamiento y la Comunidad han contribuido a convertir a Errejón en protagonista del relato de campaña. Uno de los primeros fue Luis Alegre, también fundador de Podemos, que cerró la lista del partido en las pasadas elecciones autonómicas, y planteó el pasado viernes en una tribuna en eldiario.es que ante la situación de bloqueo político, se verían “obligados a explorar nuevas vías”. Lo que implicaría, según el profesor universitario, “la aparición de nuevos actores político-electorales dispuestos a dar el paso presentándose a las elecciones generales del 10 de noviembre”. “Es solo una opinión en un medio”, zanjaban fuentes del partido regional.

Errejón está obsesionado, asegura su círculo más próximo, con no repetir la experiencia de Podemos. Esto es, crear una estructura muy jerarquizada en poco tiempo. Los mimbres de Más Madrid aún son endebles. Este es el principal argumento que usan varios dirigentes del partido y el propio Errejón para rechazar la idea de que trabajan de manera secreta en dar el salto nacional.

El debate está sin embargo abierto dentro de la formación, aunque de forma informal hasta que se convoquen oficialmente los comicios. Un sector mayoritario dentro del grupo municipal de la formación cree que, ante el fracaso del PSOE y Podemos para lograr un acuerdo, es su momento. La apuesta es hacerlo por la circunscripción de Madrid y buscar alianzas con formaciones afines, como Compromís de Mónica Oltra, pero tampoco descartan identificar circunscripciones lo suficientemente grandes para que no se les pueda acusar de dividir a la izquierda. El tiempo, sin embargo, no está a su favor para construir la formación sólida a la que aspira Errejón.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: