Carlos Ghosn, el ex director ejecutivo de Renault-Nissan, ha abandonado el arresto domiciliario en Japón, donde debía permanecer hasta ser juzgado en 2020 por malversación de fondos, y llegó al Líbano, según informa la agencia France Presse. 

Otra autoridad libanesa, citada por AFP, ha asegurado que «la manera en la que ha salido [Ghosn] de Japón no es clara». El diario francés Les Echos, citando al medio libanés L’Orient-LeJour, y The Wall Street Journal también ha informado del viaje del expresidente de la firma japonesa. Ghosn, de acuerdo con The Wall Street Journal, no creía que en Japón iba a recibir un juicio justo y de que estaba «cansado de ser un rehén político industrial». 

Ghosn, que cuenta con la nacionalidad francesa, brasileña y libanesa, fue detenido el 19 de noviembre de 2018 acusado de violar la confianza de Nissan por una serie de pagos irregulares y de haber cometido fraude fiscal por haber ocultado una serie de compensaciones económicas pactadas con la constructora desde 2009. Su estancia en prisión provisional fue de 108 días.

El pasado 4 de abril fue arrestado de nuevo debido a una acusación de abuso agravado de la confianza depositada por la empresa en él a causa del supuesto desvío de fondos de Nissan para cubrir gastos personales. Un tribunal de Tokio concedió la libertad bajo fianza y le obligó a permanecer en Japón. 

La defensa legal de Ghosn ha rechazado todos los cargos e incluso difundió un vídeo en el que afirmaba que las acusaciones formaban parte de un complot orquestado por otros directivos de Nissan. 




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: