El ultraderechista Carlos García Juliá, condenado por participar en la matanza de Atocha perpetrada en Madrid en 1977, será extraditado el próximo jueves desde Brasil, según ha adelantado EFE y ha podido confirmar EL PAÍS. Los detalles del traslado y los horarios del vuelo no serán divulgados por cuestiones de seguridad ha indicado su abogado defensor, Daniel Mourad Majzoub, aunque se espera que aterrice en territorio español el viernes. Carlos García Julia fue arrestado en 2018 en  São Paulo y ha agotado las apelaciones para evitar la extradición.

Una vez que desembarque en Barajas es probable que entre en la prisión de Soto del Real, donde inicialmente será alojado en el módulo de ingresos, hasta que la dirección del centro penitenciario le asigne un destino, previsiblemente en un módulo de respeto. 

La extradición del ultraderechista español, antiguo militante del partido Fuerza Nueva, había sido autorizada por la Corte Suprema de Brasil en agosto de 2019 y tan solo dependía de que el Ejecutivo brasileño la confirmase. En enero de este año, las autoridades brasileñas comunicaron a las españolas que había luz verde a la entrega del ultraderechista.

García Juliá fue condenado en España en 1980 por haber sido uno de los autores materiales de la masacre en la que fueron asesinados a tiros tres abogados laboralistas, un estudiante de Derecho y un administrativo en Madrid. El ultra, quien cumplió 14 de los 193 años de prisión a los que fue condenado en 1980, se encontraba prófugo desde comienzos de los noventa y fue arrestado en diciembre de 2018 en São Paulo, donde vivía bajo una identidad venezolana falsa y trabajaba como conductor de Uber.

Antes de su detención en Brasil, el español, que tenía 24 años cuando perpetró la matanza, estuvo más de veinte años prófugo durante los que protagonizó un periplo de huídas por diversos países de Latinoamérica, entre ellos Paraguay y Bolivia. Tras conocerse el paradero del condenado, la Audiencia Nacional de España requirió su extradición por entender que la condena que le fue impuesta no ha prescrito y le quedan por cumplir 3.855 días de prisión. Garcia Juliá está detenido actualmente en la sede de la Policía Federal de SãoPaulo.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: