Tan sólo 15 días después de haber tenido Valentina, su segunda hija con el ‘Cholo’ Simeone, Carla Pereyra es un ejemplo de recuperación posparto envidiable.

La modelo, ha hecho su reaparición pública en un acto en Madrid, en el que ha concedido sus primeras palabras entorno a la nueva maternidad, a la inminente boda con el padre de sus dos hijas y a la gran relación que hay ya entre las dos hermanas, que se llevan a penas dos años.








En dicha cita, Pereyra, que ha lucido un traje pantalón rosa y un corpiño negro de encaje, ha mostrado de nuevo su esbelta figura tras la rápida recuperación y ha comentado que el secreto ha sido mantenerse, ya que durante este último embarazo no ha cogido “mucho peso como en el anterior”, según ha confesado a Europa Press.

Además, de esta segunda maternidad, la argentina ha añadido que ha sido diferente a la primera, ya que se ha pasado la gran mayoría del tiempo llorando y se emocionaba al “pensar que Francesca iba a dejar de ser hija única”.




Para su recién nacida Valentina, como no podía ser de otra forma, no ha tenido más que buenas palabras. Según ha dicho, la pequeña es tranquila y se parece mucho a su hermana mayor Francesca, quien ahora bebe los vientos por la recién llegada y “piensa que es su bebé”.

Por otro lado, ante las preguntas de varios medios, Pereyra ha aclarado que con dos hijas tiene suficiente y que se planta feliz, pues Simeone ya tiene tres hijos anteriores con los que están muy involucrados y ella mantiene “una relación estupenda”.








En lo que respecta a la boda, la modelo dice no haberse hecho a la idea aún, ya que además, tras el nacimiento de su hija la pareja ha dejado “aparcado el tema” a falta de poner una fecha todavía. Sin embargo, lo que sí tiene claro es que quiere que sea en verano y en Argentina y “que sea poca gente”.

Con respecto al secreto mejor guardado de toda novia, el vestido, Pereyra ha dicho que aún no puede avanzar el nombre del diseñador, pero que aunque no cree que sea blanco le “gustaría algo romántico” puesto que el momento lo será también.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: