El Atlético de Madrid se impuso por 2-0 al Athletic Club en un partido lleno de gestos de cariño para el capitán rojiblanco Koke Resurrección, cuestionado con silbidos hace cuatro días y este sábado vitoreado en un triunfo que da oxígeno a su equipo para cerrar una mala racha de un mes sin victorias ligueras.

Los goles de Saúl Ñíguez y Álvaro Morata dieron el sello de la victoria a una noche que sirvió para reflejar el apoyo unánime de la grada del Wanda Metropolitano a su capitán, una relación de amor de diez temporadas y 429 partidos -quinto jugador con más encuentros de la historia de un club centenario- que pareció zozobrar el martes ante el Bayer Leverkusen alemán y quedó reconciliada este sábado.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: