El Canal de Panamá afirmó este viernes que un «laudo parcial» de la Cámara de Comercio Internacional (CCI) dictó que el Grupo Unidos por el Canal (GUPC), liderado por la española Sacyr y que construyó las esclusas de la ampliación, debe pagarle 265 millones de dólares en el marco de un «arbitraje por el concreto, agregados y fallas».

El GUPC, que firmó en 2009 el contrato del proyecto de las nuevas esclusas por 3.118 millones de dólares y ha presentado reclamos que suman unos 5.200 millones de dólares, está integrado por Sacyr, la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la Constructora Urbana S.A. de Panamá (CUSA).




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: