El Gobierno de Canadá ha denunciado a Volkswagen (VW) por violar las leyes medioambientales del país al importar unos 128.000 vehículos que alteraban sus emisiones al ser sometidos a inspecciones, un escándalo conocido como dieselgate y que se destapó en septiembre de 2015 en Estados Unidos

La marca alemana se enfrenta a 58 acusaciones por violar las leyes medioambientales entre enero de 2008 y diciembre de 2015. así como a otras dos acusaciones por proporcionar información fraudulenta, según el Ministerio de Medio Ambiente del país.

Volkswagen está citada el próximo 13 de diciembre

Está previsto que la compañía automovilística alemana comparezca el próximo 13 de diciembre ante un juez del Tribunal Superior de Ontario para responder a estas acusaciones.

Las autoridades canadienses iniciaron en septiembre de 2015 una investigación sobre la importación de varios modelos de VW que estaban supuestamente equipados con un software diseñado para falsear las pruebas de emisiones de sus motores.

Volkswagen pagó en EEUU por el dieselgate 15.000 millones de dólares

La investigación canadiense es fruto de las denuncias realizadas en Estados Unidos contra la compañía alemana por las mismas razones y que culminaron en 2017 con un acuerdo por el que VW aceptó pagar a damnificados y autoridades 15.000 millones de dólares (unos 13.560 millones de euros) , incluida una multa de 4.300 millones de dólares (unos 3.885 millones de euros).

VW reconoció haber instalado en alrededor de 580.000 vehículos en Estados Unidos software para falsear las pruebas federales sobre emisiones de contaminantes. Cuando los vehículos afectados, con motores diésel de 2 y 3 litros, detectaban que estaban siendo sometidos a una inspección en laboratorio alteraban a la baja los datos de emisiones.

Seis directivos y empleados de VW fueron imputados por las autoridades federales: Heinz-Jakob Neusser, de 56 años y responsable de desarrollo de motores de VW; Jens Hadler, de 50 y también fue responsable de motores; Richard Dorenkamp, de 68, capitaneó el equipo que desarrollo motores diésel para EEUU; Bernd Gottweis, de 69; Oliver Schmidt, de 48, y Jürgen Peter, de 59.

Según el Departamento de Justicia de Estados Unidos, fue Hadler quien autorizó a Dorenkamp a trucar los motores diésel entre 2008 y 2015.

En diciembre de 2017, Oliver Schmidt se declaró culpable de fraude por su papel en la implementación del trucaje de los motores diésel («dieselgate») de la compañía alemana y fue sentenciado a siete años de prisión y una multa de 400.000 dólares.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: