«Il pirata», de Bellini, no se programa «porque no hay quien la cante», tanta es su exigencia vocal, pero esta noche, el mexicano Javier Camarena y la búlgara Sonya Yoncheva la han bordado en el Teatro Real, que se ha volcado con ellos con su titánica demostración de que es un título solo para valientes.

Con su endiablada pirotecnia de sobreagudos, «Il pirata», con la que Bellini pone los cimientos del futuro melodrama romántico, es una ópera muy difícil del belcantismo, con melodías de frases larguísimas que requieren que la voz esté las casi tres horas que dura en la zona de paso, algo muy incómodo para el cantante.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: