La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, este lunes en Madrid. En vídeo, declaraciones de Adriana Lastra (PSOE). EDUARDO PARRA (EUROPA PRESS) / VÍDEO: QUALITY

La decisión del Supremo de dar luz verde este martes al plan del Gobierno de sacar los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos ha provocado una oleada de reacciones en gran parte del arco parlamentario y en la sociedad civil. Los diputados y dirigentes del PSOE han aplaudido el fallo del alto tribunal, que avala la exhumación del dictador y su traslado al cementerio de El Pardo-Mingorrubio (Madrid), donde descansan los restos de su mujer, Carmen Polo. La vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, ha confirmado que el Gobierno tratará de mover los restos del autócrata del Valle de los Caídos —un mausoleo gigantesco construido entre 1941 y 1959 por unos 20.000 hombres, muchos de ellos presos políticos— antes de las elecciones: «Lo haremos muy rápido, cuanto antes mejor porque es lo que nos pide la sentencia, y además porque es mejor hacerlo lo más lejos posible de la campaña electoral» del 10 de noviembre. Esta arranca el 1 de ese mes, Día de Todos los Santos. «Éramos la única democracia europea que tenía a un dictador en un mausoleo de Estado. Hemos trabajado mucho por cumplir este objetivo. Lo hemos hecho de manera muy garantista y pulcra. Queríamos ser rigurosos y lo hemos conseguido de manera absoluta», ha añadido.

«Queríamos ser el Gobierno progresista de España que no tuviera al dictador en ese lugar y lo hemos conseguido», ha remarcado la número dos del Ejecutivo en funciones. «Pasamos una página durísima. Ejecutaremos la sentencia lo más pronto que podamos con arreglo a los últimos trámites que nos quedan, un nuevo acuerdo del Consejo de Ministros fijando la fecha y el procedimiento de hechos ultimo para físicamente sacar los restos de la basílica y llevarlos al panteón de Mingorrubio, donde estarán con el respeto de su familia y de manera discreta, que es el lugar que le corresponde a un dictador y no otro». El fallo del Supremo también lo ha celebrado el presidente, Pedro Sánchez, que está en Nueva York porque este martes se celebra ahí la Asamblea General de la ONU: «Hoy vivimos una gran victoria de la democracia española. La determinación de reparar el sufrimiento de las víctimas del franquismo guio siempre la acción del Gobierno. El Supremo avala la exhumación de los restos de Franco y su traslado a El Pardo. Justicia, memoria y dignidad».

Los socialistas han sido los que más se han manifestado en redes sociales tras el fallo del alto tribunal. Adriana Lastra, número dos del PSOE, ha calificado este martes de «día histórico»: «La democracia española no rinde homenaje a dictadores y tiranos. ¡Enhorabuena a todos los demócratas!», ha escrito en su cuenta de Twitter. Lastra ha dado este mediodía una rueda de prensa: «Este ha sido un proceso muy garantista. La vicepresidencia del Gobierno es quien ha armado jurídicamente un expediente que ha sido reconocido por esa unanimidad». Y ha apuntado que la exhumación será en breve: «Más pronto que tarde, el dictador saldrá. Un dictador reinante sobre sus víctimas se acabó gracias a un Gobierno socialista».

Las reacciones de Podemos han llegado un poco más tarde. La cuenta oficial de Twitter del partido ha publicado: «Durante décadas, el bipartidismo ha permitido una anomalía democrática, como es el hecho de que el genocida Franco estuviera enterrado con honores en el Valle de los Caídos. Hoy se da un paso, pero queda mucho trabajo para reparar el daño causado a las víctimas de la dictadura». El líder del partido, Pablo Iglesias, ha hablado de «conquista»: «La exhumación de Franco constituye un paso importantísimo en la reparación de una vergüenza que hemos cargado durante 40 años de democracia. Una conquista que debemos a los familiares de las víctimas de la dictadura. Seguiremos luchando por la memoria, la verdad y la justicia». En el mismo sentido se ha manifestado el exmilitante de Podemos y líder de Más Madrid, Íñigo Errejón: «Han tenido que pasar más de 40 años de democracia para sacar al dictador del Valle de los Caídos donde yacen más de 33.000 españoles asesinados. España tiene una deuda con sus familias y con quienes lucharon por la libertad. Hoy damos un paso para repararlo».

Desde el Partido Popular y Ciudadanos, los dos principales partidos de la derecha en España, ha habido menos reacciones. Fuentes del PP han dicho que respetan las decisiones judiciales. Lorena Roldán, portavoz de Cs, también ha apuntado que Cs respeta las sentencias: «Coincidimos: en democracia no caben homenajes a dictadores». Al mismo tiempo, ha criticado la «chapuza en la gestión» de Pedro Sánchez por «romper el consenso». El líder de la formación, Albert Rivera, ha escrito en Twitter que a muchos españoles no les importa la exhumación: «Afortunadamente, la dictadura de Franco acabó hace 44 años. Sánchez lleva un año jugando con sus huesos para dividirnos en rojos y azules, pero a muchos españoles a estas alturas no nos importan. Yo prefiero unir a los ciudadanos y hacer las reformas de futuro que España necesita».

El pleno del Congreso respaldó en septiembre de 2018 el decreto ley aprobado por el Gobierno de Sánchez un mes antes con el que pretendía exhumar los restos de Francisco Franco, El decreto recibió 172 síes, dos noes y 164 abstenciones, del PP y Ciudadanos. La formación de Albert Rivera, sin embargo, votó un año antes a favor de una iniciativa del PSOE en la Cámara baja para sacar al dictador del macromausoleo.

Las declaraciones más duras con la decisión han llegado por parte de Vox. El líder del partido de ultraderecha, Santiago Abascal, ha escrito en su cuenta de Twitter: «Empieza la campaña socialista: Profanar tumbas, desenterrar odios, cuestionar la legitimidad de la monarquía. Solo Vox se opondrá frontalmente, porque solo Vox tiene el valor para defender la libertad y el sentido común frente al totalitarismo y los trucos de propaganda electoral». Rocío Monasterio, líder de esta formación en la Comunidad de Madrid, ha opinado: «Se está atacando la libertad de una familia para enterrar a sus familiares donde quieran. Esto reabre heridas de forma irresponsable. Están consiguiendo que el debate vaya a la calle. Es un ejercicio de gran irresponsabilidad.»

El PNV, en boca de su portavoz en el Congreso, Aitor Esteban, ha dicho que la situación de Franco en el Valle de los Caídos era anómala en Europa: «Afortunadamente la sentencia ha dicho que tiene que exhumarse y, además, que tiene que llevarse al dictador al Pardo, y no a la Almudena. La familia Franco, que por cierto tiene título de nobleza otorgado por Juan Carlos I, ha mantenido una postura que yo creo que es provocadora en todo momento por intentar llevarlo a la Almudena. Eso hubiera sido absolutamente inaceptable. Me congratulo de la sentencia», ha dicho tras criticar que llegue tan tarde pese a que «según algunos, la española ha sido una transición modélica».

Joan Baldoví, el diputado de Compromís, otro partido de izquierdas, también ha lamentado el retraso en la exhumación: «Hemos tardado demasiados años en hacer esto. Hemos hecho muy poco en estos 40 años de democracia de reivindicar memoria».

El diputado de ERC Gabriel Rufián ha escrito en su cuenta de Twitter: «Algunos están reaccionando a lo de sacar a Franco del Valle como si se le fuera a enterrar en la fosa común de una cuneta que los suyos no encontrarán jamás. Tampoco es eso. Y ahora que parece que se le saca de ahí, a ver si también se le saca del Congreso y de la Junta de Andalucía». El líder de EH Bildu, Arnaldo Otegi, también ha afirmado que el franquismo sigue en España: «No se trata solo de sacar a Franco del Valle de los Caídos, sino de sacar definitivamente al franquismo de las instituciones del Estado español».

Las víctimas y el Vaticano

Decenas de personas que integran colectivos por la Memoria Histórica se han concentrado esta mañana frente al Tribunal Supremo para celebrar lo que consideran «una victoria parcial». También han exigido que se abran el resto de fosas de franquismo. «Hemos ganado una primera batalla, pero la lucha sigue», han proclamado. Los concentrados bajo la campaña NiValleniAlmudena han recibido con satisfacción el fallo del alto tribunal para dar el visto bueno al traslado de los restos mortales de Franco y la decisión de que finalmente no sea reinhumado en la catedral de La Almudena. Sin embargo, siguen clamando «reparación» a todas las víctimas del franquismo. La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha publicado en su cuenta de Twitter: «Cuando termine el día el Tribunal Supremo habrá dedicado más tiempo a atender a la familia del dictador Francisco Franco que a todas las familias de las más de cien mil personas desaparecidas por su dictadura».

Por otra parte, fuentes del Vaticano han dicho a la agencia Europa Press que mantienen su postura sobre la exhumación del dictador. La Santa Sede se ha pronunciado en varias ocasiones en relación al caso. En una ocasión, a través de una carta que el Secretario de Estado, Pietro Parolin, envió el pasado febrero a Carmen Calvo. En ella defendía que la decisión «concierne a la familia, al Gobierno español y al Iglesia local». También señalaba que la exhumación es «competencia del Estado español y está sometido al Derecho y a la Justicia española».

Con información de Natalia Junquera, Elsa García de Blas, Pedro Gorospe y José Marcos.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: