Moda

Calcetines, estrella inesperada del verano | Estilo

Cuando el año pasado Julia Roberts se presentó en la alfombra roja del Palais de Cannes descalza, se dio por superada norma que prohibía a las mujeres llevar zapato plano en el festival. Por si acaso, Kristen Stewart volvió a recordar este año que era una norma incomprensible. Y zanjado el debate igualitario en este terreno, se pasó rápido al debate estilístico que, otra vez más, volvió a los pies cuando la modelo Kendall Jenner se paseó por la misma alfombra con sandalias de Jimmy Choo y calcetines ejecutivos.

¿Tendencia o faux pas? Se supone que los calcetines con sandalias ya los llevaban hasta los romanos. Y en las últimas décadas no era más que una combinación asociada a personas mayores y turistas desorientados en cuestiones de moda. Pero los diseñadores se han empeñado en los últimos años en intentar imponer esta tendencia cada cierto tiempo y puede que esta temporada lo logren más allá de las it girls. Prada lo intentó en 2010, pero no cuajó. “Simplemente hay cosas que no encajan: un buen filete y ketckup; Whitney Houston y Bobby y los calcetines y las sandalias”, decía entonces Raakhee Mirchandani, estilista del New York Post. En 2014, de nuevo hubo otra ola alentada por Mary-Kate y Ashley Olsen. Tampoco logró un seguimiento masivo. Hoy, la diferencia en su éxito la marca el alcance y poder de las redes sociales.

En Instagram hay ya un hashtag para la tendencia #socksandsandals (calcetines y sandalias), en el que se encuentran ejemplos irónicos, pero también muy reales. Kendall Jenner sobre la alfombra roja fue la confirmación del complemento estrella de la temporada. Pero la ángel de Victoria’s Secret Elsa Hosk ya lo puso en marcha meses antes en la red social con la modalidad calcetines deportivos y chanclas. Sin chanclas, pero con los calcetines bien subidos, se veía a la actriz Blanca Suárez en la playa estos días. Y Valentino esta semana también subió los calcetines con sandalias de tacón a la pasarela de su colección Resort 2018 en Nueva York. Por lo que a la marca inglesa TopShop no le quedó más remedio que confirmar la tendencia. 

“Vivimos en una era de experimentación, de lanzar mensajes y declaraciones de moda, desde la punta de nuestros pies hasta la de nuestras boinas”, dicen en la web especializada The Fashion Post. De nuevo en esta tendencia ha tenido mucho que ver Miuccia Prada, y también Alexander Wang y su apuesta por el athleisure o la elevación de la ropa deportiva a la calle. Como ellos, muchos más: Emilio Pucci, Jeremy Scott, Dries Van Noten o Isabel Marant incluyeron estilismos con sandalias o stillettos y calcetines para esta temporada. Calcetines de punto, de colores, con puntilla, de brillantina, en cualquier formato encuentran una pareja de calzado. “Se ha visto en un sinfín de variaciones, como Burberry Prorsum —con sandalia de plataforma y calcetín de canalé—, Hermès —con sandalia de doble pulsera y calcetín extragordo—, Vivienne Tam, Band of Outsiders…”, explica Victoria Zárate, directora de moda de Tentaciones. “El más llamativo ha sido Michele para Gucci, con una versión extrema basada en una bota o botín de vinilo con sandalia incorporada para un juego óptico maravilloso”.

Se ve y verá tanto en hombres como en mujeres. De ahí que las marcas dedicadas exclusivamente a la venta de calcetines con todo tipo de dibujos y colores, como Happy Socks o Sockaholics, se hayan multiplicado en los últimos años. Vestirse por abajo y que sean los pies los ejes del estilismo es cada vez más habitual. Sin embargo, la tendencia convive, por ahora, con otra que se ve hasta en las más heladas épocas y latitudes: la combinación de deportiva o zapato sin calcetines. Jon Kortajarena prescindió de ellos en la última gala amfAR en el marco del festival de Cannes. Y Cristiano Ronaldo publicaba estos días una foto en la que sus pinkies pretendían desviar la atención de su supuesta paternidad.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment