CaixaBank y Bankia negocian una fusión, según han comnicaron oficialmente ambas entidades poco antes de la medianoche de ayer. En pleno desplome económico provocado por el coronavirus, las entidades apuestan por reforzarse ante la posibilidad de que la crisis sea más larga de lo esperado. El grupo resultante contaría con activos por 650.000 millones y se colocaría como el mayor banco del mercado español.

Ambas entidades financieras han empezado a trabajar esta eventual fusión, según confirmaron fuentes financieras a CincoDías poco antes de publicarse la información en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). En este sentido, no han dado más detalles sobre la eventual operación. Bankia ha publicado esta mañana, poco después de la apertura, un hecho relevante idéntico al publicado anoche en el que elimina el carácter «preliminar» de las conversaciones. Lo ha corregido a petición del supervisor, que ha detectado la incongruencia. CaixaBank no informó el jueves de que los contactos fueran preliminares.

Así, sustituye la expresión «Dado su carácter preliminar, se hace constar que se ha sometido a los órganos de gobierno de Bankia propuesta de inicio de estudio y análisis» por «Se hace constar que se ha sometido a los órganos de gobierno de Bankia propuesta de inicio de estudio y análisis».

La noticia ha sido recibida con euforia en la Bolsa. Bankia sube un 30% y CaixaBank un 10%. Las subidas se han extendido al resto de los valores bancarios, en un movimiento que los analistas interpretan como la apertura de un nuevo proceso de consolidación en el sector. Los reguladores bancarios ya habían apuntado la necesidad de ganar eficiencia en un contexto marcado por los tipos de interés en el 0%, que castigan el margen, y una recaída económica que hará crecer la morosidad. Algo que ya se ha reflejado en las cuentas de la primera mitad del año. 

A precios de mercado, y pese a la subida de hoy, Bankia vale una tercera parte que CaixaBank, 4.116 millones frente a 12.307 millones de euros, aunque la relación en activos no está tan desequilibrada; 218.00 frente a 445.000 millones de euros. La entidad tendría más de 20 millones de clientes y más de 6.000 oficinas en España, con una cuota de mercado de casi el 20% en el mercado hipotecario.

Bankia está controlada desde 2012 por el Estado español, a través del Frob (Fondo de Resolución Ordenada Bancaria). Actualmente, y tras dos colocaciones de acciones, ostenta un 61,8% de las acciones del banco que preside Jose Ignacio Goirigolzarri.Es el FROB quien tomará la decisión de si Bankia se fusiona. Fuentes del Ministerio de Asuntos Económicos señalan que analizará la decisión desde el punto de vista de la creación de valor y recuperación de las ayudas públicas. Bankia recibió durante el rescate 24.000 millones, de los que el Estado ha recuperado unos 3.000 millones.

Pese a la elevada participación del Estado en Bankia, dado la relación de valor en Bolsa entre las dos entidades, el Estado no será el primer accionista: tendrá una participación que hoy está valorada en unos 2.500 millones para una entidad combinada de 16.500  (suponiendo fusión a precio de mercado), lo que dejaría el peso público algo por encima del 15%. Criteria Caixa –alma máter de CaixaBank y capitaneada por Isidre Fainé, histórico directivo de la entidad– sería el primer accionista de la nueva entidad. En el nuevo banco obtendría en torno a 30% del capital. Actualmente ostenta un 40% del banco catalán.

Fue el propio José Sevilla, consejero delegado de Bankia, el que mencionó una posible fusión ante la pandemia. En la última presentación de resultados del banco, el banquero dejó la puerta abierta a una operación corporativa. “Hay ciertos incentivos para las fusiones. Lo veremos en los próximos meses. Caldo de fusiones hay”, afirmó.

También el Banco Central Europeo ha retomado en las últimas semanas la necesidad de que el sector bancario acometa una integración para reforzarse ante los estragos que pueda causar el Covid-19 en las cuentas de los bancos. El Estado español, por su parte, trata desde el final de la anterior recesión de desprenderse de su participación en Bankia.

Goirigolzarri apunta a ser el presidente del nuevo grupo, según publicó el diario Ara. Mientras, Gonzalo Gortázar, actual consejero delegado de CaixaBank, ocuparía el mismo cargo. Sevilla y Jordi Gual, presidente del banco catalán, desaparecerían, en principio, de los primeros puestos del organigrama. No obstante, fuentes financieras señalan que todavía no hay organigramas decididos y que la negociación no está aún en ese punto, aunque un reparto así de papeles tendría sentido.

Las declaraciones a la CNMV

CaixaBank ha indicado en un hecho relevante registrado que «tras la autorización de su consejo de administración, se encuentra en negociaciones con Bankia para analizar una fusión entre ambas entidades, sin que por el momento se haya alcanzado ningún acuerdo al respecto, más allá de la firma de un acuerdo de confidencialidad para intercambiarse información para valorar la operación, en el seno de una due diligence, contando con asesores para la operación». «CaixaBank informará al mercado del resultado de dicha negociación en el momento oportuno», cierra la comunicación de información privilegiada.

Bankia ha señalado en otro hecho relevante: «Ante las noticias aparecidas en algunos medios de comunicación, Bankia, en el marco del estudio habitual de posibles operaciones estratégicas, confirma contactos con Caixabank, con conocimiento y autorización del Consejo de Administración, para analizar una eventual oportunidad de operación de fusión entre ambas entidades. Dado su carácter preliminar, se hace constar que se ha sometido a los órganos de gobierno de Bankia propuesta de inicio de estudio y análisis que permita al Consejo de Administración adoptar la decisión fundada que corresponda, contando para ello con los asesores pertinentes. Cualquier decisión que se adopte sobre la cuestión será objeto de comunicación».




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: