La Comisión Europea no parece ajena a lo que está ocurriendo en España en general, y en Madrid en particular, en materia de lucha contra la contaminación. Así se desprende de la carta del comisario europeo de Medio Ambiente, Karmenu Vella, que acaba de enviar al Gobierno de España. El comisario advierte de que todas las Administraciones (nacional, regional y local) «deben movilizarse y contribuir» con «medidas» para mejorar la calidad del aire, que supone un «grave problema». Y señala que las evaluaciones de su equipo apuntan a que los planes existentes en España no son suficientes para cumplir con los límites legales.

Aunque no cita explícitamente a Madrid, sí alude a los incumplimientos que se dan en España de los niveles legales de dióxido de nitrógeno (NO2). Y esos incumplimientos, que se llevan registrando desde principios de esta década, se concentran en dos zonas de España: Madrid y el área metropolitana de Barcelona.

La amenaza de una condena (que podría acabar en multas) por esos incumplimientos pende sobre España. Pero Bruselas decidió aparcar en 2018 ese expediente tras escuchar a las autoridades nacionales y locales de España y comprobar que ambas ciudades habían puesto en marcha planes contra la contaminación. En el caso de la capital de España, esas medidas incluían Madrid Central, que consiste en vetar la entrada a una parte de la ciudad de los coches más contaminantes. Pero el Ayuntamiento madrileño, tras lograr llegar a la alcaldía PP y Ciudadanos con el apoyo de Vox, decidió aplicar una moratoria a las multas por inclumplir Madrid Central, lo que en la práctica suponía revertir ese plan. La moratoria ha sido suspendida por un juzgado de Madrid como medida cautelar tras los recursos interpuestos por Ecologistas en Acción y Greenpeace.

La carta del comisario está fechada este martes y hace referencia a la «grave situación» de la calidad del aire en España. El comisario apunta en su misiva a que «parece que las medidas anunciadas y tomadas hasta ahora no son suficientes» para acabar con los incumplimientos de la directiva de calidad del aire. Por lo que pide más actuaciones por parte de todos los niveles de la Administración.

El Ministerio para la Transición Ecológica, al que va dirigida la misiva, ha mostrado su preocupación por este escrito y lo ha remitido «a las autoridades madrileñas y catalanas», según ha informado este departamento. El ministerio ha insistido también en que se deben tomar medidas adicionales para proteger la salud pública y para evitar «que el país afronte una posible multa por parte del Tribunal de Justicia de la Unión Europea».

La ministra Teresa Ribera, además, ha insistido en que se deben «tomar medidas adicionales y complementarias» y ha invitado a Madrid y Barcelona a «trabajar conjuntamente en medidas que se sumen a las ya existentes».




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: