El conseller de Acció Exterior, Relacions Institucionals i Transparència, Alfred Bosch, ha pedido esta tarde al Gobierno francés que se pronuncie sobre lo que él considera la vulneración de derechos fundamentales de los presos del ‘procés’ que están siendo juzgados en Madrid.

“Es un juicio político contra los legítimos dirigentes de nuestro país”, ha afirmado el conseller en el acto de reapertura de la delegación de la Generalitat en París, que fue cerrada como consecuencia de la aplicación del artículo 155. Bosch mantendrá contactos, hasta el jueves, con partidos políticos, ‘think tanks’ y medios de comunicación. Hoy pronunciará una conferencia en el Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas.






El Govern espera que se posicione sobre la situación de los presos y el proceso judicial en curso

Según el responsable de las relaciones internacionales de la Generalitat, el Govern no espera de París un reconocimiento a la República catalana pero sí que se posicione sobre la situación de los presos y el proceso judicial en curso. “El Gobierno francés tiene su propia posición -ha admitido Bosch-. Nosotros no le pedimos al Gobierno de la República Francesa que se pronuncie sobre la República catalana. Lo que sí le pedimos y estamos seguros que entenderán es que no se pueden vulnerar los derechos más fundamentales. No puede haber presos políticos y exiliados políticos. No puede haber un juicio politizado, en el cual la principal acusación es un partido de ultraderecha, que aquí conocen muy bien”.

“Nosotros no hacemos campañas, no necesitamos hacer campañas -ha insistido el conseller-. Sólo necesitamos explicar la realidades, los hechos”. En cambio, sí ha denunciado el activismo del Gobierno de Madrid para reivindicar la democracia española y la imparcialidad de su justicia. Según él, esta actitud es ya de por sí sospechosa. “Es un juicio político en el cual el Gobierno español siente la necesidad de montar una campaña de marketing para explicar al mundo lo que ellos dicen (que es) la España real -ha subrayado el conseller-. Si necesitan explicar, por ejemplo, al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, como el presidente español hizo el otro día, que España es una democracia y que los jueces son independientes, es porque creen que hay dudas serias sobre eso. Si sienten la necesidad de explicarlo es porque se sienten inseguros respecto a la democracia y respecto a la independencia judicial”.






“Nosotros no hacemos campañas, no necesitamos hacer campañas”

Bosch ha defendido asimismo la existencia de delegaciones catalanas en las principales capitales del mundo. “La internacionalización de Catalunya no es ningún capricho, ni es un gasto inexplicable -ha asegurado-. La internacionalización de Catalunya es una obligación del Govern de Catalunya. Cualquier país quiere internacionalizar su economía, su empresa, su cultura, su gastronomía, su turismo y, por tanto, quiere internacionalizarse en todos los sentidos como país”.

El conseller no quiso contestar a la pregunta sobre si estas delegaciones son parte de la estructura del Estado español, en cuanto que delegaciones de comunidades autónomas, o si las considera ya parte de la República catalana. “Esta es una delegación del Govern de Catalunya, que tiene como misión explicar la realidad de Catalunya”, contestó Bosch, sin entrar en el fondo de la cuestión. “Cumpliremos con nuestro deber, digan lo que digan. Estamos obligados ante los ciudadanos, ante la sociedad catalana, ante la empresa catalana, ante el mundo de la cultura, ante todos aquellos que quieren hacer avanzar el país, que quieren que tenga cada vez más conexiones internacionales”.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: