El joven madrileño se coronó como campeón de la Final Internacional de la Red Bull Batalla de los Gallos tras derrotar al colombiano Valles-T en la final

Menos mal que sólo tiene 21 años. Cuando en la rueda de prensa posterior a la Final Internacional de la Red Bull Batalla de los Gallos Skone le pregunta a Bnet (Javier Bonet, recién coronado campeón del torneo) que a quién se lo dedicaba, el chaval (es un chaval) dijo: “He pensado que lo conseguimos, y te lo digo en plural porque mi mayor motivación no era yo, sino toda la gente que estaba pendiente de mí. Esto es más por el yo de antes por el de ahora”. A pesar de su corta edad, en sus palabras se vislumbra humildad, y superar a campeones de la talla de Azcino, Wos o Zasko Master con la presión añadida de jugar en casa y cargar sobre los hombros toda esa expectación es de ser de todo menos joven.

El camino ha sido duro. Quizá su condición de local le otorgase una inexistente ventaja, pero su estilo, más reluciente en batallas largas que cortas en cuanto a formato se refiere, sí que pudo ser un problema. Su métrica y su flow lucen mejor en el fondo que en sprint, pero le ha dado igual: tras caer el año pasado ante el colombiano Valles-T en el tercer y cuarto puesto, Bnet se ha redimido venciendo al mismo en una apretadísima final. Él mismo lo comentaba en la rueda de prensa posterior: “Cuando ha sido la réplica, la cual he visto justa, me he dicho: “Hermano, es tu puta ciudad, tienes que sacarlo adelante por tu gente”. Ese ha sido mi único punto de inflexión para cambiar de actitud”.

Por el camino quedaron Carpe Diem, Yartzi, SNK y Valles-T. Los representantes de Colombia, Estados Unidos, Costa Rica y Colombia de nuevo sucumbieron ante las estructuras del madrileño. El momento más espectacular fue contra SNK cuando, en una dilatada batalla, el local aprovechó los objetos que le daban humillar verbalmente a su contrincante a base de improvisación: con una peluca (“¿Has visto? Es para ti, tengo el nivel absoluto/Ponte la peluca, eres la puta del grupo”), con una sartén (“Te han puesto de objeto una sartén y no has sabido aprovecharlo/Porque te la han puesto a ti pero yo la tengo por el mango”) y con un teléfono (“Y encima lo destrozo improvisando/Hola Costa Rica, en seguida se lo mando).

Pero si algo ha sido este evento ha sido un dejà vú. En el año 2018 Bnet se dio a conocer al mundo ganando a Force en una apretada Final Nacional entonando una frase que quedó grabada a fuego: “Entré como reserva y salí como campeón”. En la batalla de Zasko contra SNK (que el alicantino perdió) apareció como temática a rapear las rimas recicladas. A Bnet se le debió de quedar ese momento, porque aprovechó la réplica contra el colombiano para repetirla. “Entré como reserva y salí como campeón”. Son dos años de diferencia, pero sonó a victoria igualmente. El grito del público fue de silencio fúnebre para el rival. Era volver atrás dos años para hacer lo mismo: ganar con esa particularidad tan suya, ese estilo tan singular, no tan agresivo pero más métrico y lírico que tanto choca con el formato Red Bull. “No pensé que se me escapaba: veía una réplica y me he dicho: “Es ahora o nunca”. Y así he actuado”, recuerda sobre los últimos compases de su guerra verbal. Como un adulto. Menos mal que sólo tiene 21 años.




Fuente: La razon

A %d blogueros les gusta esto: