Miles de personas pudieron ver la foto del cadáver de Bianca Devins en Internet antes de que la policía detuviese a su asesino. La joven, de 17 años, era una conocida influencer especializada en videojuegos que vivía en Utica, al norte de Nueva York. El pasado domingo, su novio, Brandon Clark, la degolló y colgó una foto en la aplicación Discord con un mensaje sobreescrito: «Lo siento Bianca».

El pasado sábado la pareja había asistido a un concierto en Nueva York. Según la policía, discutieron durante el viaje y él la degolló con un cuchillo de grandes dimensiones. Fue el propio Clark el que llamó a emergencias el domingo por la mañana confesando el asesinato y amenazando con suicidarse. La policía le encontró en un callejón sin salida, en el suelo junto a un coche negro. Cuando el agente se le acercó, el joven de 21 años se apuñaló en el cuello, se acercó al cadáver de Devins y se sacó un selfie con él, según el relato de la policía recogido por The Washington Post. 

Clark fue trasladado al hospital para ser intervenido de urgencia. La Fiscalía le ha acusado este lunes de asesinato en segundo grado. Clark y Devins se habían conocido a través de Instagram hace dos meses y mantenían una relación sentimental, según ha confirmado la policía. Ella acababa de graduarse en el instituto y pensaba comenzar la universidad el próximo otoño. «Era una artista talentosa, una hermana, hija y prima cariñosa y una maravillosa joven que nos han arrebatado demasiado pronto», ha declarado la familia de la víctima en un comunicado.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: